Drop Down MenusCSS Drop Down MenuPure CSS Dropdown Menu

BASQUE ULTRA TRAIL SERIES


Gasteiz - 06/05/2017
El "corredor escoba"...

Buscaba ir mas allá en mis experiencias. Ver desde otro punto de vista. Conocer que se cuece en el otro lado. Así que por que no?

Un email a la organización y poco a poco la cosa fue cogiendo cuerpo. Nunca antes había sido corredor escoba y me ofrecí con la idea de hacer todo el ultra en cola de pelotón. Pero la cosa no va a si.

Para comenzar la organización sabiamente va organizando grupos de 4 personas que recorrerán alguno de los tramos mas o menos largo en función de su disponibilidad. Me sorprendió lo difícil que es organizar estos grupos y costó lo suyo configurar los diferentes grupos. No todos los voluntarios tienen efectivamente la misma condición física, ni disponibilidad de tiempo.

También la logística es muy limitante pues hay que gestionar los desplazamientos hasta los puntos de salida de cada tramo y los puntos de llegada para poder cada voluntario disponer de medios para volver a su casa.

Lo dicho, mas que complicada la tarea.

De cualquier manera, quedé enmarcado en uno de los grupos de 4 voluntarios, 2 de los cuales tenían asignadas tareas de cierre de carrera y 2 de desbalizaje. Eso sobre el papel.

Pero situemosnos!.

Estamos en la segunda etapa del circuito de carreras de ultratrail Basque ultratrail series que se celebra por primera vez en el País Vasco.


Cuatro ultras para unir las ciudades de Bilbao-Bilbo, Vitoria-Gazteiz, Pamplona-Iruña y Donostia-San Sebastian.

La primera de las pruebas ya se había celebrado el pasado día 24 de Febrero.


La organización me encomendó hacer de cierre de carrera desde el avituallamiento de Okina en el kilómetro 18 que tenia asignada las 04:00 horas con hora limite.

Sobre las 02:00 horas nos justamos las cuatro personas que conformaríamos este grupo en la localidad de Lizarraga, lugar donde bastantes horas mas tarde finalizaríamos nuestra participación.


De esta manera dejábamos nuestros vehículos listos para nuestra llegada. No nos conocíamos de nada y no nos quedaba mas remedio que tratar de mostrar una buena actitud para con el resto. Y así fue.

En seguida fluía una buena relación dando la sensación que nos conocíamos de siempre. Eso facilitó mucho las cosas. Igor, Aitor y Ager fueron los compañeros de grupo.

Ager e Igor a la izquierda y yo y Aitor a la derecha de la imagen

Sobre las 03:00 horas estábamos ya en Okina, listos para comenzar. Sabíamos que el ritmo sería lento al ser corredores de cierre de carrera, para la verdad es que no sabíamos en que medida.

Pudimos ver como iban llegando los últimos corredores de carrera. Me sorprendió muchísimo la tranquilidad que todos ellos mostraban. Dialogaban con los voluntarios el avituallamiento muy sosegadamente y daba la apariencia que no tener ninguna presión. Los envidié. Lo cierto es que salvo en estos corredores de la parte trasera de la carrera, en el resto se aprecia normalmente cierta tensión por hacer las cosas rápidamente como si nos fuera la vida en ello. A mi también me ocurre, es difícil abstraerse a ello. Pero no ocurría esto en estos corredores que jugueteaban con la hora limite del punto de control horario.

Y conocimos a la ultima corredora, una mujer de mediana edad que tambien mostraba una tranquilidad asombrosa. Fue la que mas apuro la hora limite, con apenas 15-20 minutos de margen.

Llego el grupo que nos precedia y que habia salido desde Vitoria-Gazteiz. Nos comentan que el ir recojiendo las balizas les llevaba bastante tiempo y que por eso no habian podido llegar antes.

Por fin salimos del control y pudimos combatir el gran frió que hacia que nos había dejado helados mientras esperábamos la hora de salir. Entre los cuatro decidimos hacer las labores de cierre de control y desbalizaje entre todos.

Y la verdad es que parecía que lo habían hecho toda la vida. Nos sincronizábamos a la perfección e íbamos realmente rápidos. Nos íbamos moviendo de adelante atrás correteando buscando balizas.Cortar las bridas y almacenar en las bolsas de basura. Era como un juego. Algunas estaban colgadas en los arboles o pequeños arbustos normalmente, y no estaban atados a ningún palo o bastón. Otros en cambio estaban atados a palos que colocaba la propia organización clavados en el suelo. Estos últimos tenían cierto peso y cuando acumulábamos algunos, el peso era importante. No era fácil avanzar con ese peso y la dificultad que tenia el tener que transportarlos a pulso sin una bolsa especial.

De cualquier manera, íbamos ligeros siendo aun de noche. Pronto llegamos a la altura de una Antena o repetidor del que no recuerdo el nombre. Me impresionó pues me pareció un gran ovni suspendido en al aire. Realmente me llamo la atención.

Otro momento que llamo nuestra atención era ver el cielo totalmente estrellado y mas si cabe sabiendo que el día anterior y en gran pare de la noche las tormentas y la constante lluvia habían sido los verdaderos protagonistas.

Poco a poco iba ya amaneciendo y llegamos al avituallamiento de Azazeta (31 km). Los últimos kilómetros los había hecho a gran velocidad y llegamos incluso sudando por primera vez en la carrera.

Habíamos salido de Okina con un retraso de 20-25 minutos finalmente sobre la hora e cierre en ese punto y en Azazeta ya llevábamos una adelanto de unos 20 minutos. Habíamos ido rápido. Nos comentan que la ultima corredora había pasado hacia pocos minutos.

Uno de los problemas con el que nos habíamos encontrado hasta ahora era el tema del transporte del peso. Eran muchas balizas sin ningún punto intermedio donde ir dejándolas y realmente nos habíamos "deslomado" parar llevar todas hasta el siguiente avituallamiento donde poder dejarlas.

Bebemos y comemos algo y enseguida volvemos a salir. La conversación entre los cuatro era fluida. Así llegamos al siguiente avituallamiento en Erroeta (40 km). Hacia una gran día. Buena temperatura y un sol esplendido. Un día maravilloso para estar corriendo por el monte. En este avituallamiento nos comentan que la ultima corredora había pasado unos 30 minutos antes por lo que deducimos que había acelerado bastante el paso.

Alternábamos algo de trote y mucho de andar. Un CACO en toda regla.

Pronto alcanzaríamos a la ultima corredora junto que iba acompañada de un amigo. Decidimos bajar el ritmo y tratar de no ejercer mucha presión manteniendo unos metros de distancia. Íbamos en tiempo así que había que permitirle ir a su ritmo. Descansamos un poco y dejamos que se nos vaya por delante.

El paisaje hasta este punto había sido muy bonito pero o que faltaba por venir fuer realmente espectacular. La carrera cresteaba toda la sierra de Urbasa y mirando a nuestra izquierda, abajo en el valle se podían ir viendo todas las poblaciones. Realmente era un privilegio el poder estar allí. El ir como cierre de carrera y a un ritmo mas lento de lo habitual, me estaba permitiendo disfrutar de los paisajes como nunca antes.


Mientras caminaba pensaba que era el tipo de terreno que me encantaría encontrarme en mi próxima carrera.

Llegamos al avituallamiento del Puerto de Opakua (47 km).



Ager nos dejaba en este punto pues asi lo tenia organizado. Un placer haber compartido kilometros con el. Continuamos Aitor, Igor y Yo.

Continuamos la marcha

Pronto alcanzaríamos a la ultima corredora, en esta ocasión acompañada por un grupo de 6-8 amigos, miembros de un grupo de montaña Bizkaino. Dado que no podíamos adelantarla, nos justamos a ellos y el grupo era bastante numeroso. Con el paso de los kilómetros todos hablábamos con todos, los amigos, la corredora y nosotros.

Llegamos a las campas de Andia y si para entonces estaba enamorado del paisaje, esta zona ya rozaba el "sumun". No tengo el recuerdo de haberme encontrado un paisaje igual a excepción de las campas de Urbia con las que me topé en el ultratrail de Hiru Haundiak. quizás de similar belleza.

Finalmente llegamos al avituallamiento del Puerto de Andoin (49 km). Me encontraba bien. Ahora afrontaríamos  junto a la ultima corredora y su grupo de amigos, un tramo de siete kilómetros hasta el camping de Urbasa.




Si hasta ahora el terreno había sido propicio para correr y disfrutar, la cosa cambió y mucho. Tramo lento, trabado, con mucha piedra, vegetación, etc. El camino transcurría por laderas pisoteando la acumulación de hojas secas que dificultaban mucho el paso. El tiempo iba pasando y no parecía que avanzáramos nada. Caminando entre arboles no tenias ninguna vista panorámica. Comencé a agobiarme un poco, pues este tramo tan trabado estaba comenzando a fatigarme. Solo pensaba en llegar al camping de Urbasa. Por las caras de la gente, daba la impresión que no era el único que se estaba agobiando.

Tras dos horas llegamos al camping de Urbasa. Nos tomamos un respiro. Son las 18:00 horas e Igor nos deja tambien en este punto. Nos quedamos Aitor y yo que continuábamos hasta Lizarraga para hacer 65 kilómetros. Se nos juntan al grupo otras tres personas que colaboran también con la organización.

Servicio de emergencias en el Camping de Urbasa

Tras salir del avituallamiento comenzamos a hablar con al corredora que marcaba el final de carrera. Hasta ahora poco habíamos hablado con ella. Su grupo de amigos le habían dejado en este punto tal y como tenían concertado.

Comenzamos a hablar mucho. Nos agradece enormemente que le acompañemos este tramo entre el Camping de Urbasa y Lizarraga pues no tenia acompañantes y prefería no tener que hacerlo sola. Siempre iba andando pero la verdad es que tenia buen ritmo.

Supimos que era asidua a este tipo de carreras y había participado en muchos ultra. La verdad es que tenia mucho merito. Los nuevos compañeros no facilitaros las cosas a Aitor y a mi y se encargaron ellos sólitos de recoger las balizas así que nos pudimos dedicar a acompañar a esa ultima corredora. Zona espectacular otra vez, pero el cansancio iba siendo mayor y no podíamos llegar a disfrutar igual. Hacia mucho calor y ya pensábamos en llegar cuanto antes a Lizarraga. Si bien el cierre de ese punto se cumplía  las 21:00 horas, creíamos que podíamos llegar algo antes.

Tramo muy bonito pero se hacia largo. Vamos poco a poco acercándonos a Lizarraga pues ya podíamos ver el monte San Donato, por donde continuaban los corredores después.


Por la hora que era, sabíamos que nuestra ultima corredora haría la larga ascensión de noche, pero me tranquiliza saber que tenia concertado acompañante a partir de Lizarraga.

Siempre digo que la "cabeza" es gran parte del éxito en un ultra trail de montaña. Tan solo pensaba en llegar a Lizarraga tras 65 km. Ni uno mas hubiera podido hacer, cosa que si he hecho en muchas otras ocasiones. Mi cabeza estaba programada para hacer 65 km y 16-18 horas y no mas. De hay la importancia de la preparación mental previa.

Finalmente llegamos a la cima previa al fuerte descenso hasta Lizarraga. Aitor y yo, nos permitimos en este caso adelantarnos a la corredora que estaba acompañada por los otros tres miembros de la organización para hacer el descenso un poco rápido.

Largo descenso que pudimos disfrutar para llegar finalmente a Lizarraga. Aquí acababa nuestra participación y colaboración con la organización de la carrera en 17 horas aproximadamente, siendo las 20:00 horas, una hora antes del punto de corte en este avituallamiento.

Mientras nos reponíamos en el avituallamientos nos informan que la corredora se había perdido en el descenso, lo que nos supo mal. Sabíamos que venia detrás y no haba mucha perdida pues estaba muy bien señalizado todo el camino. Ademas iba en compañía. Tiempo después nos informan que ya la habían encontrado y quedé aliviado.

Aquí me despido de Aitor y nuestro grupo de desbalizadores queda desintegrado siendo relevados por otros voluntarios.

La verdad es que pensaba que viviría mas experiencias, mas anécdotas, que podría "ayudar" mas a corredores en apuros, etc. Pero no fue así. Sin embargo vi otras, la diferente actitud que los corredores de la parte de atrás del pelotón tienen en carrera, como personas que no se conocen de nada pueden colaborar perfectamente integrados y en perfecta armonía, manteniendo ademas una mas que buena relación, el inmenso trabajo que supone la organización de un evento de estas características que sin ayuda de voluntarios seria imposible, de la ilusión de los organizadores por que todo salga bien, etc.

Me alegro de haber hecho esta carrera de esta forma, pues me ha ayudado a conocer mas este deporte, a entender otras visiones e intereses y de manera mas global a conocer mas profundamente al deportista.

Y de cara al futuro, ya estamos pensando en nuevas experiencias...













Basque ultratrail series
www.basqueultratrail.com

P.D. Por cierto, nuestra "corredora" llegó en tiempo a Pamplona tras 34 horas.