Drop Down MenusCSS Drop Down MenuPure CSS Dropdown Menu

UT LES FONTS


Xerta (Tarragona) - 10/03/2017
      Y me pilló el toro...

Sabía que no había podido entrenar lo suficiente, cosa que tampoco me suele preocupar en exceso, pero tenia muchas ganas de afrontar una nueva modalidad para mi, una carrera por etapas. Ya lo había hecho en Mountain Bike en la Transpyr pero no en trailrunning. Y lo quería probar por mi mismo.

UT Les Fonts,  3 carreras y 3 días para cubrir 120km y 6000m de desnivel positivo. Y esto aun en los inicios de la temporada, no era ninguna broma.


Iría a Xerta, localidad Tarraconense donde se celebraba la carrera, en esta ocasión solo, lo que me permitió volver a  mis orígenes y montar mi campamento en un pequeño pinar en la propia localidad a  escasos 5  minutos del centro operativo de la organización. Acampada de lujo con furgoneta. Lo echaba de menos.

Llego pronto a Xerta y tengo tiempo de visitar esta pequeña localidad junto al Ebro. Nada parecía indicar que se iba a celebrar una de las grandes de la temporada. Prácticamente de la únicas en el calendario de carreras en este periodo del año.


Lo que mas me interesaba de esta prueba era ver como llevar a cabo las transiciones entre prueba y prueba. Como recuperar entre ellas dado el escaso tiempo de recuperación. Tocaba aprender.



Era mi primera participación en esta carrera pero pude saber que en esta edición iba a ver algunos cambios respecto a años anteriores. Este año se incorporaba al programa del sábado la prueba de La Maratón de les Fonts con 43,5 km y +2090 metros de desnivel positivo compartiendo gran parte de su recorrido con la etapa trail (segunda etapa) del UT Les Fonts.


Por otra parte se habían previsto cambios en el recorrido y ya no se pasaba por la localidad de Prat de Compte ni se realizaba la ascensión a L’Espina. Se daba un rodeo en dirección suroeste, pasando el Vacarissal, la Font de la Canaleta, el Coll de Botana, el área recreativa de la Franqueta (Horta de Sant Joan) y Carrer Ample para llegar a L’Espina, ya realizando la uta clásica y prácticamente con los mismo kilómetros que esta.

Como última novedad la nueva clasificación por equipos, compuestos por tres corredores que deben ir juntos durante todo el recorrido.

Para estos tres días de competición, se preveía una climatología primaveral (prácticamente veraniega), cosa que ya pude comprobar cuando me dirigía en coche hacia Xerta.



Cada carrera tenía entidad en si misma participando en ellas corredores que al no hacerlo en el resto de etapas, marcaban lógicamente el ritmo de carrera. Era un aspecto que estaba claro que había que controlar.


Así pues tres carreras por delante, La Nocturneta el viernes, con 23km y +350m; el Trail el sábado, con 70km y +6000m y LaCursa de les Fonts el domingo, 27km y +1650m.


Etapa 1: La Nocturneta ( 23km +450m)


La Ultra de Xerta empieza con una etapa fácil de 23 kilómetros y 350 metros de desnivel positivo que daba comienzo a las 21:00 horas. Recorrido bastante asequible y pistera. Peligrosa para los participantes de la UT. De hecho la propia organización hacia hincapié por megafonía en el hecho de saber dosificar para el resto de días.



Me coloco al final del pelotón y así me aseguro ir, si o si, tranquilo.



Los primeros 2 kilómetros eran muy llanos y costaba ir despacio. Después constante subida hasta el kilómetro 6. La carrera transcurría por un pequeño sendero en mitad del bosque en el que teníamos que correr en fila de uno sin posibilidad de adelantar. Primer avituallamiento kilómetro 6,8 en Ossera.


Una vez en la cumbre, el camino se ensancha y comenzaba un rapidísimo descenso.



En este momento me olvidé de estrategias y otras historias y comencé a correr como nunca antes. Disfruté, y mucho, la bajada. "...Ritmo excesivo..." iba pensando, al mismo tiempo que me decía "...disfrútalo!..." , quien sabe que pasará mañana. Hice aquello que nunca recomendaré hacer. Quizás me lo podía permitir pues también es una forma de aprender como se deben o no hacer las cosas.


Casi como siempre, yo no había ojeado el perfil y la verdad estaba bastante confundido. Tras el descenso llegamos a una población que por un momento pensé que podía ser la meta. Pero no. Era Aldover situado en el kilómetro 14 de carrera. Antes de llegar al avituallamiento debíamos hacer un pequeño rodeo un tanto extraño. Pensando que no podría quedar mucho (no había visto el punto kilométrico en el que estabamos),  no paro y sigo a buen ritmo por terreno llano.



Sobre el kilómetro 18, tras el avituallamiento de la La Balaguera,  una subida sorpresa me pilló un poco desprevenido. Pensaba que apenas debía quedar desnivel.

Hicimos un largo tramo llano trotando hasta meternos en el camino que discurre junto a la acequia.

Ya en este tramo y viendo que quedaba mas de lo imaginaba aflojé bastante el ritmo a diferencia de otros muchos que sabiendo que tan solo faltaban dos kilómetros aceleraban el paso.

Ya en las calles de Xerta, atravesamos el pueblo y llegamos al Casal. Los últimos metros algo atrancado pagando el exceso.


Había terminado la primera etapa con muy buenas sensaciones en gran parte de la misma aunque terminando un poco justo.

Ducha y cena en meta ofrecida por la organización, a la que aprovecho para felicitar. Ahora tocaba tratar de dormir, pues a las 6:00 horas empezaba la siguiente etapa. Entre una cosa y otra y algo de tiempo de dedique a realizar algunos ejercicios de estiramientos, a las 01:00 horas de la mañana concilié finalmente el sueño. La duda? Como me levantaría por la mañana.


Etapa 2: Trail Les Fonts (70km +4000m)


A las 05:00 horas, diana. Apenas había dormido 4 horas. A priori al levantarme me noté bien y sin molestias.  Al ser por etapas los corredores se podía apuntar para hacer solo una de las etapas, así que en el Casal nos juntamos los que hacíamos la ultra entera, los que hacían solo la Trail y los que hacían una nueva versión, la maratón.


A las 6:00 horas se dió la salida a la carrera. Durante los 70 kilómetros que tiene la Trail había 7 cortes horarios.

Primeros 9,5 kilómetros fáciles hasta la localidad de Paüls a excepción de un tramo que discurre por un sendero paralelo a la acequia que provocó algún que otro apelotonamiento. Había salido nuevamente atrás del pelotón y poco a poco iba adelantando participantes. Iba amaneciendo y ya empezaba a intuirse que sería un día muy caluroso.



En Pauls, avituallamiento ya de día. Estando en el, un participante comenta a la organización que abandona. Me sorprende pues llevábamos pocos kilómetros. Seguramente tendría alguna molestia. Otros participantes comentaban entre ellos "...ahora suave que es muy larga...". Y eso era lo que teníamos por delante.


El control y avituallamiento no estaban en la cima del Engrilló, para eso aun tuvimos que subir unos metros por pista y después por un corto pero inclinado sendero (Avituallamiento del Tossal d´Engrillo km 15,5). La bajada desde la cima era por un sendero de piedra que ya empezaba a dejarte algo tocado.

Recuerdo a un pequeño perro que acompañaba a su dueño en carrera. Yo iba detrás de el. Se entretenía con cualquier cosa. Paraba, jugaba, y después corría para alcanzar el grupo de su dueño. El sendero era estrecho y era gracioso verle tratar de adelantar a otros participantes entre sus piernas haciendo todo tipo de equilibrio. Nunca antes había visto andar a un perro a dos patas!. Me distrajo por un rato.




Llegamos al avituallamiento de Font de Sant Roc en el kilómetro 25. Hasta aquí había llegado bien. Mucho ambiente aquí. No paro mucho pero si dedico unos instantes a estirar.


Encaramos una subida aun coincidiendo con la maratón pero pronto estos girarían a su izquierda y nosotros continuábamos ascendiendo durante bastante tiempo. Parecía haber acabado la ascensión y llaneamos un buen rato por sendero que nos llevaba a una pista. En la pista empiezo a trotar sin parar. Los tramos pisteros son los que mejor me van ya provecho para adelantar a algunos corredores.

Nuevo control y avituallamiento liquido en la Font de la Canaleta (Km, 32) en el que apenas paro.


Posteriormente nueva ascensión con bastante inclinación que nos obliga a andar. Tiro de bastones siguiendo los pasos de un corredor que lleva bastante buen ritmo. Llegamos a la cima y comienza un descenso muy muy técnico de piedras e inclinado. Intento mantener un buen ritmo llegando incluso a liderar un pequeño grupo.



Duro descenso que finalmente nos llevaba al avituallamiento del kilómetro 41 de la Franqueta.

Tocaba plato de plasta. había mucho corredor allí, lo que me dio por pensar que a pesar de haber salido atrás había recuperado posiciones y no iba tan atrás. Muy animado dejo el avituallamiento. Ya quedaba menos de la mitad y sin pensar comienzo a buen ritmo.

En seguida empezaron a cambiar las cosas. Era mediodía y el sol ya apretaba mucho. No me va nada el clima caluroso y realmente no pensaba que en marzo pudiera hacer tanto calor.


Este tramo, novedad este año, transcurre por el curso de un río seco, el barranco del Carrera Ampla. Mucha mucha piedra debiendo ir saltando de una a otra constantemente. Tramo muy muy lento y dificultoso. Empecé a sentirme mal del estomago. Malestar en general. Poco a poco el barranco se estrechaba y llegamos a la zona dels Estrets de Palanquetes, una zona donde seguíamos un sendero entre enormes paredes de piedra. Terreno de gran inclinación, pedregoso y sin sombra alguna que yo comencé a acusar.


Mi ritmo era cada vez mas lento. Estaba teniendo uno de esos malos momentos. Tramo muy duro. Una vez arriba quedaban 5,5 kilómetros hasta el siguiente avituallamiento. Descenso duro también con constantes cambios de dirección y tramos con mucha inclinación. Por suerte no era tan pedregoso.


Llego al avituallamiento en el pueblo de Alfara de Carles km 53. Estaba agotado físicamente. La anterior ascensión me había dejado tocado. Descanse un rato y metí la cabeza en una fuente tratando de recuperarme.


Salimos de Alfara  y parecía haberme recuperado algo pero pronto comenzó otra infernal ascensión al Coll de Pauls, ascensión con mucha inclinación y el sol calentando de lo lindo. No pude evitar pararme en un par de ocasiones y dejar pasar a otros compañeros.


Mi ritmo era realmente bajo. Seguía sintiendo mal del estomago. Coincidí con otro participante que estaba en mi misma situación. Estaba seguro que por detrás se estaría dando el mismo caso en muchos participantes.


Una vez arriba, realmente exhausto como nunca antes me había sentido, mi compañero de fatigas trataba casi de convencerme de abandonar en el siguiente avituallamiento. No era mi intención. No había pensado en los cortes horarios, pero sabia que tenía margen de sobra a pesar de mi bajo ritmo en las ultimas horas de carrera.

Intento tirar de él en el descenso pero se va quedando y finalmente llego al avituallamiento en el km 62 (Font Nova). Estaba realmente cansado. Tan solo quedan 7 kilómetros y a priori fáciles. Aún así, y casi sorprendiéndome a mi mismo, tengo otro mal momento y por un momento pienso en abandonar al enterarme que eran 7 kilómetros los que faltaban en lugar de 5 que yo pensaba. Ya veis, esa era la diferencia. 2 kilómetros, después de 63 km, suponían abandonar o continuar.

Otro corredor se acerca a mi y me dice que el abandona. Me dio la sensación que trataba de convencerme para no sentirse culpable. Pero en dos segundos salió en carrera sin decir nada más. No lo entendí.

Aun con la duda, y tratando de hacer aquello que suelo recomendar yo, me dí una nueva oportunidad y a dos corredores que iba a salir, les pido unirme a ellos. Había estado solo durante todo el ultra y quizás la compañía podría venirme bien. Y así fue. Poco a poco comenzamos el descenso ya mas fácil por senderos y pistas mas fáciles. Mis compañeros vana andando rápido pues también están tocados. Yo podía correr, pero casi por agradecer su compañía decido ir andando con ellos. Estaban anocheciendo aunque pensé que podría llegar a meta sin encender el frontal. Ya en los dos últimos kilómetros y sin darme cuenta me adelanto corriendo para finalmente ya de noche entrar en meta en 14 horas, bastante mas de lo esperado pero contento de haber podido sobreponerme a los malos momentos.


Aun hoy no llego a entender bien el por que me sentí tan mal desde el kilómetro 41 hasta meta, sin fuerza, con malestar general y con una respiración forzada. No lo había sentido antes de esta manera.

Otra vez el mismo ritual, ducha y cena, pero en esta ocasión no me entraba nada, Incluso hablar me constaba. Ya comencé a pensar en no tomar parte en la carrera del siguiente día. A decir verdad, no tenia ningún motivación para hacer otras 4-5 horas con al parecer aun mas calor que el día de hoy.

Etapa 3:



Unas ampollas en los talones me convencieron finalmente de no hacer el tonto y provocar heridas mayores. La verdad es que me dolían bastante.

Vine a conocer Les Fonts y lo conocí. Carrera muy dura  y no tanto por sus kilómetros y desnivel, que los tiene, si no por el terreno técnico y el poco tiempo de recuperación que hay entre prueba y prueba.

Exigente en cuanto a los cortes horarios, mucha gente quedó cortada. Al margen de estos aspectos que forman parte de la propia identidad de la prueba, la organización fue realmente excelente, sin pero alguno. Nos ofrecieron todo lo que puede necesitar un corredor. Así de simple. Y por primera vez el regalo de una camiseta conmemorativa con ni nombre serigrafiado en ella.

Si buscas un buen reto, ven a Xerta en su próxima edición. No te dejará indiferente.









       www.utlesfonts.com