Drop Down MenusCSS Drop Down MenuPure CSS Dropdown Menu

MARATON MARTIN FIZ



Vitoria-Gasteiz - 15/05/2016
Sobre 8 ruedas...

Con el gusanillo de quien se enfrenta a algo nuevo recaigo en Vitoria para rodar sobre ocho ruedas.
Hace dos meses, no sabía prácticamente patinar, pero quien quiere puede.


Y la incertidumbre era mayúscula para mi. No solo llevaba poco tiempo patinando si no que además nunca no lo había en grupo y menos en una carrera. De cualquier manera, se que como mas se aprende es haciendo y la propia carrera me iba a enseñar muchas cosas.


Desde Noviembre, con la participación en el ultratrail de Aitana, no había vuelto a participar en un carrera y ya llevaba tiempo echándolo de menos.

Ahora ya si, listo para aprender. El tiempo no acompaña nada y en contra de las predicciones, comienza a llover justo minutas antes de la salida a las 08:55 horas. Llueve y además con ganas. Todos comentaban lo complicado que se iba a poner el circuito pues con agua se pierde muchísima adherencia y podría haber muchas caídas.


Al menos la temperatura acompaña con 13-15 ºC.

Si yo ya tenia bastante incertidumbre con el hecho de ver como me iba a desenvolver simplemente patinando, el tener que estar mas pendiente del terreno para evitar caídas no me iba a poner las cosas fáciles.


Salgo en cola de pelotón y con 1000 ojos para ver y hacer aquello de “…donde va Vicente, donde va la gente…”.

Primeros kilómetros y en seguida se estira mucho el grupo, entorno a 468 patinadores.


A los cinco minutos de la salida de patinadores salían los corredores. Cuatro mil y pico corredores (10km, 21km y 42km) con los que compartiríamos recorrido y que aportaba un aliciente mas, ….que no te pillaran!!!!!.

Ya se aprecia desde el inicio que el asfalto patina y mucho en especial en las curvas y rotondas. Prácticamente no puedes empujar y decidí no complicarme mas la vida y dejarme llevar en ellas.


A partir del kilometro 3, me empiezo a notar mas suelto y es que quieras o no te vas acostumbrando a la lluvia y al terreno resbaladizo.

A partir de este momento, comienzo casi sin querer a remontar posiciones. Quería practicar aquello de ir en grupo a rebufo, pero no me encajaba ningún ritmo y al final seguía siempre hacia delante.


El circuito es fácil con amplias avenidas y calles y sin apenas desnivel. De estar el circuito seco, creo que es un circuito excepcional para disfrutar del patinaje. De hecho había muchos patinadores de muchas provincias no tan cercanas como Castellón, Zamora, etc. Por lo que deducí que esta prueba tiene realmente tirón.



Este año el circuito presentaba algunas novedades la nueva ubicación de la salida en la calle Los Herran con mayor anchura y longitud que la calle Olaguibel, punto de salida habitual en ediciones anteriores, la supresión de algunos giros de 180 grados algo comprometidos en especial para los patinadores y por último la llegada ubicada en la calle Fueros diferente de la llegada de los corredores que seguirán haciendo en la tradicional calle Dato.




Hasta prácticamente el kilómetro 20km no hice caso a los avituallamientos, primero por que no lo necesitaba y segundo por no complicarme mucho la marcha, aunque en realidad íbamos bastante espaciados los patinadores y no había mucho problema a pesar de la velocidad.


En muchos tramos coincidías con los runners, bien en sentidos contrarios de circulación o bien corriendo con ellos en la misma calle. Eso me daba un poco de respeto, pues no soy ningún experto patinador y no quería provocar ningún percance tampoco.




Hasta el kilómetro 25, no había notado ninguna sensación de fatiga física, aunque si es cierto que debido a la lluvia y el riesgo de caídas mantenías una cierta tensión muscular en las piernas que desgastaba un poco. Acostumbrado como estoy a realizar actividad que suponen una mayor fatiga física, estaba un poco frustrado a no poder ir mas rápido cuando sentía que fuerzas tenía muchas. Estaba claro que el patinaje no es todo físico si no que la técnica que muchísimo que decir.


A partir del kilómetro 30, sin ninguna novedad por otra parte, si que note una cierta fatiga que sumado a un pequeño roce que me estaba provocando la bota izquierda al haberse desajustado un poco, hacía que no fuera tan cómodo. En cualquier caso decidí no pararme a apretar bien la bota y terminar la carrera.


Finalmente y tras dos horas aproximadamente entro en meta. Siempre me había preocupado este momento pues no sabía como iba a hacer para parar tras cruzar la meta sin arrollar a todo el mundo. Y es que eso de frenar, es lo que peor llevo. En esta ocasión entre muy suave y no tuve mayor problema.


Feliz por concluir con una cabezoneria mía, de querer hacer un maratón con patines en línea y obligarme así a aprender a patinar. Feliz por que además es una actividad que disfruto y que podré compaginar con todas las otras. Mas variedad.

Y esto no termina aquí claro esta…. Maratón Internacional P2P de Puente la Reina, Behobia-San Sebastian, y lo que caiga.

Maratón de VitoriaGazteiz
http://www.maratonmartinfiz.com/