Drop Down MenusCSS Drop Down MenuPure CSS Dropdown Menu

SAKANA-BURUNDA


Cronoescalada a San Miguel de Aralar
27/06/2015 - Alsasua (Navarra)

Y esta parte en mi opinión es la que fundamentalmente caracterizó esta marcha cicloturista, un muy dura subida que nunca antes había realizado y que me recordó momentos de las ascensiones de uno de los triatlones mas duros del mundo en el que participé, el Altriman.




A las 08:30 y desde la Plaza de los fueros de la localidad navarra de Alsasua, comenzabamos esta marcha cicloturista inaugurada por Pablo Urtasun, ciclista español nacido en la localidad navarra de Urdiáin y que actualmente corre para el equipo japonés Team Ukyo.


Buena temperatura con unos 15ºC y algunas nubes, aunque todo apuntaba que el tiempo levantaría como finalmente así fue para lucir en gran parte de la marcha un espléndido sol.

Unos 160 participantes aproximadamente, y dos opciones, un recorrido de 124 kilómetros y un desnivel positivo de 2.011 metros por el que optaron la gran mayoría de los ciclistas y otra más corta de 100 km y 1.050 metros de desnivel positivo.


Prueba bien organizada por Barranka TT de Alsasua, el club surgido tras la reestructuración del CC Burunda, que desde el año 2012 viene celebrándose sin una fecha concreta hasta el momento.

Prueba popular que si bien te ofrece la posibilidad de medirte contra el crono en la subida a San Miguel de Aralar.




























En la salida, nadie quería ponerse en primer lugar, e incluso la organización tuvo que repetir en varias ocasiones que nos colocáramos tras la cinta de salida. Finalmente casi me vi obligado a ponerme al lado de Pablo Urtasun, que tras cortar la cinta ya avisó a todos que iría despacio invitando a ser adelantado.

Parecía que a todos les daba vergüenza ir primeros y casi sin querer me coloqué tras los vehículos de carrera durante 6-7 kilómetros hasta el inicio de la subida a Altamira. La verdad es que resultó curioso eso de ir en primer lugar tanto tiempo. Solo me faltaba frenar en seco y bajarme de la bici para que me adelantara alguno. No había forma.

En la subida a Altamira, todo volvió a la normalidad y el personal empezó a subir como cohetes.


Tras ubicarme en un buen grupo para mi, fueron pasando los kilómetros hasta llegar al inicio de la cronoescalada de San Miguel de Aralar.

Hasta ese punto, el recorrido es bastante variado con algunas ascensiones cortas, atravesando varias localidades, y donde marchando en grupo se iba cómodo.

En este punto se separaban ambos recorridos y el que optaba por el corto evitaba hacer la subida a San Miguel.

Una subida que desconocía totalmente y que sobre la marcha fue degustando. 11 kilómetros con duras rampas de hasta un 17%. Una ascensión con una pendiente media de mas del 8%.


www.altimetrias.net detalla muy bien esta subida:

…Nos hallamos ante una nueva ascensión a uno de los lugares más emblemáticos de Navarra y, por ende, de toda Euskalherria, origen de innumerables leyendas que han ido ocupando un sitio importante en la literatura vasco-navarra.En los últimos años se ha cementado esta pista de acceso al Santuario de San Miguel y así podemos evitar la enorme vuelta que supone alcanzar ese emplazamiento por la vertiente opuesta. Ahora bien, eso va a exigirnos un esfuerzo mucho mayor que si lo hiciéramos desde Lekunberri por cuanto por este lado que nos ocupa las pendientes y rampas que vamos a superar son de gran dificultad, convirtiendo esta escalada en una de las más duras que se pueden encontrar en Navarra. Desde el inicio, con un primer kilómetro durísimo, varias rampas de hasta un 15% nos van a dar idea de lo que nos aguarda si osamos continuar con nuestro intento. Las sombras que nos cobijan dan paso enseguida a unos enormes peñascos que nos guardan el flanco izquierdo de los vientos que van a aparecer posteriormente. Nuevas dificultades en los kilómetros tercero y cuarto dan paso a un magnífico bosque de hayas donde un ligero descenso nos sirve de alivio momentáneo. De nuevo la pendiente media se sitúa en magnitudes superiores siempre al 7,5% y las rampas por encima del 10% se suceden prácticamente sin interrupción. Ahora las rocas quedan a nuestra derecha y tras superar dos curvas de herradura empezamos a ver en lo alto el Santuario de San Miguel al tiempo que a nuestra izquierda dejamos una pequeña cruz de hierro. El viento en esta zona se nos enfrenta con rabia, justo cuando vamos a encontrarnos con el cruce de la carretera que asciende desde la otra vertiente. Si decidimos continuar hasta el punto más alto, el monte Altxueta, tomaremos de nuevo la pista a la izquierda que, en 1,5 kms de enorme dureza y sucesivas herraduras, nos permite acceder a las antenas que coronan el entorno, junto a un monumento representativo de las actividades leñadoras de la zona y un buzón de montañeros. Esas rampas finales nos sirven de postre, café, copa y puro -con alguna rampa que llega al 17%- de la buena panzada que acabamos de darnos en estos 11 kms. inolvidables, tanto por su dureza como por el espléndido paisaje que recorren y que desde este magnífico mirador podremos, ahora sí, disfrutar”.

Realmente disfrute esta ascensión pues el paisaje es realmente espléndido pero debo de reconocer que se me atragantaron los últimos 2 o 3 kilómetros. Muchos recuerdos me vinieron a la cabeza, parecidas sensaciones que en Altriman


Dos completos avituallamientos, uno en Guardetxe en el kilómetro casi 60, tras terminar la cronoescalada y otro en la localidad de Ihabar a unos 25 kilómetros de meta.

Tras el descenso, el recorrido a mi gusto es menos agradecido transitando por varias pequeñas localidades en un recorrido con bastantes toboganes. Quizás, esa impresión se debió a que comencé a acusar el cansancio y me costaba ir en alguno de los grupos con los que compartí estos kilómetros.

Pero al llegar al segundo avituallamiento, que yo estaba esperando ansiosamente, el grupo en el que iba no paró y paso de largo. Había un grupo bastante numeroso a medio kilómetros por delante y al parecer pretendíamos enlazar. Yo por supuesto no quise quedarme solo pues además soplaba bastante viento en esta zona e ir solo no era ninguna opción.

Pero casualidad justo poco después, un componente de la grupeta, sin querer espero, me empuja y me voy a la cuneta sin llegar a caer. Al incorporarme a la carretera ya el grupo se había ido y me quedé solo. Aunque no estaba para tirar muchos cohetes hice una gran esfuerzo en solitario y llegué nuevamente a contactar. Recupero un poco y cuando estábamos a punto de enlazar con el grupo de delante, uno de los componentes empezó a sufrir calambres y sus compañeros de club decidieron parar para ayudarle. Total que me quedé nuevamente solo.

En este impás, esperando haber si seguían o no, y viendo que finalmente iban a tardar un rato, decido seguir solo pero ya si sin posibilidad de contactar con el grupo de delante.


Los siguientes kilómetros en solitario se me hicieron duros, sufriendo el viento y unas carreteras no tan agradecidas. Pensaba que tarde o temprano me alcanzaría algún otro grupo, pero nada. Con ganas de terminar ya y a falta de 7 kilómetros aproximadamente me alcanza otro grupo de seis integrantes, cosa que agradezco enormemente y ya con ellos, mucho mas cómodo, llegamos a Alsasua en 04:50 horas.

Ya en Alsasua una comida con paella como plato principal sin faltar postre y café.

Todos los participantes recibimos un polo conmemorativo y un lote de productos de la zona. Asimismo, se sorteraron 62 lotes regalos, teniendo la suerte, claro que había muchas opciones, de recibir yo mismo uno de ellos.

Muy buena organización para una marcha que ya llevaba años queriendo hacer, con una espectacular cronoescalada a San Miguel como plato fuerte.

Marcha cicloturista Sakana Burunda
http://barrankatt.com/