Drop Down MenusCSS Drop Down MenuPure CSS Dropdown Menu

ULTRA TRAIL SOBRARBE


No fue el día, no...
28/6/2014 - Ainsa (Huesca)

Sexta edición de esta algo peculiar y muy muy familiar prueba ultra trail. Peculiar por que transcurre por dos recorridos diferentes que van rotando año a año y por que como ellos bien dicen, la falta de señalización por parte de la organización forma parte del juego.

Este edición 2013 tocaba la vuelta a la Peña Montañesa, que según afirmaban corredores que ya habían realizado ambos recorridos , era quizá menos espectacular que el Ainsa-Plan, menos montañero pero circular, con lo que los corredores finalizaban la prueba en el propio Ainsa.

Esta ocasión, si que tuve la posibilidad de acudir con tiempo de sobra a Ainsa (huesca) localidad donde se organiza la prueba y saborear el ambiente previo con toda la tranquilidad del mundo. En la preciosa plaza de la parte vieja amurallada de la ciudad se hacia la entrega de dorsales y el posterior breafing.


Aproximadamente 500 participantes se acercaron a Ainsa para tomar la salida en alguna de las diferentes pruebas que se organizaban, cuya referencia principal es la prueba ultratrail de 66 km y 3400 m. de desnivel positivo.



Pero otra de la peculiaridades de esta prueba es que si ves que no es tu día, puedes optar por plantarte en la localidad de Ceresa, en el punto kilométrico 42 y quedar como finisher de la prueba de maratón o por el contraria si es tu día y estas que te sales, animarte a completar los 65 kilómetros totales. Todo un lujo.


Tiempo máximo: 14 horas (4,6km por hora)
Límites de paso: San Juan de Toledo (km 17,5). 10:00 horas. (4 horas de carrera). Ceresa (km 43). 15:00 horas. (9 horas de carrera). Oncíns (km 54,8). 18:00 horas. (12 horas de carrera).

Además también la posibilidad de participar en la media maratón entre Ceresa y Ainsa y este año y como novedad también la organización ofrecía un duro duatlón con un primer tramo de recorrido a pie de 10,70 km (+380 metros de desnivel), un segundo tramo en BTTde 64 km (+1620 metros) y un tercer tramo. también de recorrido a pie de 15 km (+690 metros).




Durante el briefing, me llamó la atención el que nos advirtieran que seguro seguro en algún punto nos íbamos a perder!!!!. Y es que se trata de una prueba que no se baliza, sino que hay que seguir las señales del GR y del PR, y al parecer las pérdidas puntuales de los corredores solían ser habituales, cosa que al día siguiente bien pude comprobar.


Sobre las 05:00 de la mañana, diana para estar listo a las 06:00 hora de salida desde el campo de fútbol de la localidad, eso si, habiendo degustado el generoso desayuno previo ofrecido por la organización.


En esta ocasión acompañado de mi inseparable amigo Juanma Franco y también de Miguel Angel Valencia, salimos en la parte delantera del grupo con la intención de pillar el tapón que al parecer se podría forma al salir del pueblo y entrar en una primera senda camino a la montaña.



Sin querer nos dejamos llevar por un algo rápido ritmo de los primeros participantes y pronto comenzamos la primera ascensión al cuello de San Beturian, unos 6 kilómetros para 400 metros de desnivel. La temperatura era buena, en torno a los veintipocos grados, si bien pronto arranco a sudor a borbotones.

Primeros kilómetros

Un pequeño descenso y otros 300 metros de desnivel aprox. y otros 4 kilómetros mas para llegar al monasterio de San Beturian a 1118 metros de altitud. Ya en este kilómetro 10,5 km primer avituallamiento, al que recuerdo llegar un poco acalorado y con las pulsaciones algo altas. Las dos semanas previas en el dique seco, la primera por lesión  y la segunda por una ingrata amigdalitis aguda que me castigo y mucho, comenzaban a dejarse notar. Me encontraba flojo, sin fuerza, pero bueno, no era cuestión de quejarse así como continuo en dirección al siguiente avituallamiento a 7 kilómetros ubicado en San Juan de Toledo en descenso con alguna pequeña tachuela.


Ni rastro de nubes y todo parecía prever que haría un sol de justicia, como suele ser habitual en esta carrera.

Y ya es a partir de aquí donde comenzaba lo bueno, 5 kilómetros aprox, de ascensión continua y unos 800 metros de desnivel hasta el Collado del Santo a 1796 metros de altitud. Subida exigente sin avituallamientos.

Ascensión al collado del El Santo

Ya hacía bastante calor y gratamente nos sorprendió un hombre con 4 o 5 vasos de cristal a mitad de ascensión junto a una pequeña fuente, ofreciendo agua fresca a todos los participantes.

Cima del Collado de El Santo

Una vez alcanzada la cima descenso por sendero algo pedregoso entre arbolado hasta llegar a una pequeña campa donde se encontraba el tercer de los avituallamientos en el kilómetro 24,5.


Continuamos el descenso a hora por pista amplia entre arboles que te obligaba a coger algo de ritmo. Descenso largo de 7 kilómetros más que te castigaba las piernas. Al menos la sombra que cubría el recorrido nos aliviaba y mucho del sol que ya castigaba de lo lindo. Con ganas ya de cambiar de tercio, después de tanto descenso, llegamos al avituallamiento de los Caminos de las Planas en el kilómetro 33,7.

Hasta el momento donde ya la temperatura había subido y mucho, me había resultado difícil como siempre beber liquido, y desde luego para nada acercarme a los 500 o 700 ml/hora recomendables y mis cuadriceps empezaban a resentirse. Hacia muchísimo tiempo que no tenia esta sensación.

Con Miguel Valencia por delante y con Juanma algo mas retrasado, nos habíamos estado intercambiando las posiciones a lo largo de toda la carrera, pero siempre muy cerca los unos de los otros. Desde luego es mejor que cada cual vaya a su ritmo pero estábamos manteniendo un ritmo muy similar.

Como no podía ser de otra manera, y marchando en un pequeño grupo de 5 o 6 corredores, alguien nos grita, eh!!!! Que por ahí no es!!!. Si marchabas solo, estabas mas pendiente de las marcas amarillas y blancas del PR, pero si ibas en grupo, unos por otros y la casa sin barrer!!! Y vuelta para atrás.

Entramos ya en un recorrido por senda estrecha entre arboles, muy agradable con pequeños sube-bajas, camino de Ceresa donde finalizaba la prueba de maratón (42 Km). En este punto podías optar por finalizar la etapa como finisher de esta prueba o bien continuar. Los últimos kilómetros antes de llegar a Ceresa, por pista amplia y sin la sombra de arbolado alguno, se hacían algo pesados por el alto calor.

Y así llegamos a Ceresa. El ambiente aquí era mayor. Disfrutamos por breves instantes del avituallamiento y aprovecho para meter la cabeza bajo la fuente. No iba bien desde el inicio, sin fuerzas y estaba acusando el calor al no reponer suficientemente los líquidos y sales perdidas, pero aun así, me veía con fuerzas para continuar. Sin pensarlo mucho continuo en esta ocasión en compañía de Paule, que a la postre sería la 2ª clasificada en la categoría femenina. Hacemos juntos los primeros kilómetros de la segunda y también dura ascensión de 4 kilómetros y 650 metros de desnivel hasta el collado de Ceresa.

Entre los dos hacíamos uno, cuando no era uno el que se daba cuenta del desvío a tomar, era el otro. Era fácil tomar cualquier otro de los números caminos existentes. Y es que algunas marcas no eran tan evidentes.

Poco a poco la pendiente iba a mas y mis fuerzas a menos. Me voy quedando. Cada paso me empezaba a resultar si cabe mas duro. Empezaba a notar los sintamos de la deshidratación. Entonces pensé que lo que empieza mal, probablemente acabaría peor. Para como llegué a esta carrera, no hubiera sido mala opción plantarme en el maratón.

Ascensión al Collado de Ceresa

Esta ascensión me resultaba agradable, pero no pude llegara disfrutarla por mi falta de fuerzas. Como pude llegué a la cima. Un avituallamiento mas y ahora si prácticamente 20 kilómetros en descenso hasta Ainsa.

Avituallamiento del Collado de Ceresa

Ya en el avituallamiento sabia que no iba a ser fácil. Poco a poco los corredores que vana llegando por detrás me van adelantando. Trato de comenzar el descenso trotando, pero me resultó simplemente imposible. Un fuerte dolor de cuadriceps me lo impedía.

Opciones? Pues a andar!!! 20KM? y por que no.

Y eso hice, andar y poco a poco si eso. El descenso que ya lo conocía cuando lo hice en MTB en una de las etapas de la Transpyr, era simplemente ideal. Senderos estrechos para ir rápido entre arboles. Preciso. Una pena, pues yo no podía mas que andar.


Llego a Oncins, donde se encontraba el avituallamiento del kilómetro 55. Me tomo esta vez un poco mas de tiempo y charlo con la organización. Continuo.


Con el transcurrir de los kilómetros ya ni eso. Cuando la inclinación en descenso aumentaba  el dolor era aun mayor y tan solo me quedaba la opción de bajar de lado o incluso en alguna ocasión hacia atrás.

Poco a poco abandonábamos el arbolado y su tan codiciada sombra y me parecía estar andando solo por el desierto bajo un sol de justicia.

En ocasiones debía para de andar, ya que por causa de la deshidratación comenzaba a notar bastantes calambres. Pero quedarme parado bajo un intenso sol no era ninguna opción para mi.

En situaciones normales este descenso de 20 kilómetros lo hubiera disfruta a buen ritmo. Hoy no era el día.

No se como llegué al kilómetro 62, al avituallamiento de El Pueyo de Araguas. Ya aquí me planteo que no no podría seguir andando si el recorrido seguía siendo en descenso continuo. Solo quedaban 3-4 kilómetros, pero en mi situación era todo un mundo.

Pregunto y me dicen que prácticamente es todo llano. Y tenían razón, para alguien que estuviera en condiciones normales. Incluyo me plantean la posibilidad de acompañarme algún miembro de la organización, todo un detallazo. Declino el ofrecimiento y me animo a seguir, para completar mi calvario particular.

Casi por ironía les pregunto si tengo tiempo de llegar andando dentro del tiempo de control y para mi sorpresa me dicen, que voy “sobra”, que mas de la mitad de los corredores aun están detrás de mi!!!. Mas que sorprendido emprendo los últimos 4 kilómetros.


Estos 4 últimos kilómetros fueron realmente duros. El sol y la temperatura entorno a los 35 grados, hicieron el resto. Paso a paso y ni una sombra. Trataba de beber pero claro estaba que era ya muy tarde.

Últimos kilómetros

Finalmente tras otro pequeño despiste en el recorrido, llego a la carretera de acceso a Ainsa. Bueno al menos ahora si que iba a ser tierra firme y llano. Miraba a un lado y a otro de la carretera con la esperanza de ver algún pequeño rio, los había por la zona, con la idea de zambullirme en el por unos instantes. Todos los corredores que me adelantaban me daban ánimos.

Veo las primeras casas, me estaba ya acercando. Finalmente paso a paso llego a escasos 100 metros de la entrada al campo de fútbol donde se encontraba la meta. Y me paro.

No puedo andar.

Otro de esos molestos calambres.

La gente que allí estaba esperando a los suyos, se acerca para tratar de ayudarme. Les doy las gracias, pero esto era cosa mía. Yo mejor que nadie conozco mi cuerpo.

Arranco nuevamente y andando entro finalmente en el campo de fútbol, donde habían preparado una vueltita por el campo de fútbol a modo de entrada triunfal del maratón de los juegos olímpicos previa a la meta.


Entrando en meta

Lógicamente yo la hago andando y me llevo toda la “ovación de la grada”. Por si fuera poco y no estaba claro el speaker, aclara que debo tener problemas musculares y que dispongo de un estupendo servicio de masaje.

Y entro en meta.

No fue el día, no, no llegaba bien a la carrera y me vencieron las altas temperaturas. Y a pesar de todo, entro en el puesto 70 de 172 participantes que optaron por completar el ultratrail (categoría masculina). Pues no lo entiendo!!!!

No fue el día no, pero había completado otro ultra, quizás con mas valor para mi que otros mas largos y duros que haya podido hacer.

Una gran prueba que me hubiera gustado poder disfrutar mas. Una prueba con un recorrido y entorno precioso, con muchas peculiaridades, en un ambiente muy agradable y familiar y donde la organización (Club Atletico Sobrarbe) y sus voluntarios, realmente se vuelcan para dártelo todo.

Un prueba donde, a pesar de definirse como “no competitiva” y en autosuficiencia, existe una clasificación, completos avituallamientos y todo tipo de servicios antes, durante y después de la prueba.

Enhorabuena por ello!!!

Info: Ultra Trail Sobrarbe
http://www.monteperdido.com/ultratrail-sobrarbe/