Drop Down MenusCSS Drop Down MenuPure CSS Dropdown Menu

GALARLEIZ

 

Por algo van por la 19ª edición...
20/7/2014 - Zalla (Vizcaya)

19º edición de este emblemático maratón de montaña, y eso ya dice mucho de esta carrera.

Hace varios años ya que tenía ganas de tomar parte en ella y por fin en esta edición fui uno mas de los casi 400 que tomamos la salida en la modalidad de carrera a pie, sin olvidarnos de las otras dos modalidades que presenta la carrera, la marcha de montaña y BTT.

Muchas modalidades y muchos participantes con record de participación incluido en esta edición, que gracias a una cuidada organización convivimos por el mismo recorrido sin incidencia alguna.



Un recorrido por otra parte, no circular, encontrándose la salida en un pequeño pueblecito de la provincia de Burgos (San Pelayo) y la meta en la localidad Vizcaina de Zalla, enlazados por un precioso recorrido que pude disfrutar enormemente.


Un problema logístico solventado perfectamente con un buen servicio de autobuses y camiones que te trasladaban hasta la salida.

Pero como siempre este año, llego a Zalla con el tiempo justo, y ya en los últimos kilómetros voy pensando si una vez en el pueblo, todo estaría bien indicado, para evitar retrasarme a un mas. El pan de cada día esta temporada. Pero gracias a Dios, todo esta muy bien señalizado por la organización desde la entrada al pueblo con carteles en cada cruce. En tiempo récord ya preparado para tomar el autobús. La verdad es que estas cosas se agradecen y mucho.


A las 09:30 tomábamos la salida con una temperatura muy agradable y una buena previsión en lo meteorológico, con la única duda de cuanto apretaría el sol finalmente a lo largo de la jornada.


Una hora y media antes, ya habían comenzado la jornada los participantes de la marcha de montaña y sobre las 11:00 horas lo harían las BTT.


Todos con la intención de disfrutar de 42 kilómetros rápidos con unos 1700 m de desnivel positivo y unos 2500 m negativos.


Con todo, daba comienzo la carrera, con 1,5km aprox, de asfalto que ayuda a estirar el numeroso pelotón. Por un momento pensé que estábamos en una carrera de asfalto, pues la gente bajaba de 4 min/kilómetro con mucha facilidad.


Enseguida una pista que comienza a ganar pendiente y en poco tiempo, ya muchos participantes comenzamos a andar. Esto ya era otra cosa. Siete kilómetros y pico por delante hasta llegar a Zalama a 1332 metros de altitud prácticamente todo en ascenso.


Me obligo a correr cuando la pendiente no es excesiva pues parece que mi cuerpo responde, a diferencia del último mes y medio, que entre lesiones, enfermedades y demás, había tenido un agujero negro coincidiendo con las carreras mas importantes este año.


Poco a poco, y es que en esta ocasión si que podía ir levantando cabeza para disfrutar del paisaje, vislumbraba el tipo de terreno por el que iba a transcurrir la carrera, verdes prados arriba y abajo, cruzados por senderos que casi casi te suplicaban ponerte a correr. Una sensación maravillosa, lejos de pedregales, terrenos embarrados, etc. , prácticamente omnipresentes a lo largo de toda esta temporada. Mi cuerpo y mi mente agradecidos por ello.


En la cima de Zalama (Km 7,5), ascensión que se encargó de hacer la primera selección de los corredores, primer avituallamiento, muchos y cada escasos kilómetros a lo largo de toda la carrera, bien surtidos por otra parte.

Después continuos sube y bajas rebasando un montón de picos, (Lamana, Salduero, Maza del Topo, Balguerri, Ilso de Estacas, Maza Pando, Burugüeno, etc.) con unas vistas realmente espectaculares.
Subidas con desnivel alto pero cortas y descensos para disfrutar si tienes piernas, intercalando algún que otro pequeño tramo en llano.


Y es esto precisamente la “trampa” de esta carrera, el saber gestionar el ritmo para llegar a la parte final de la carrera con las suficientes fuerzas.


Tras iniciar el descenso de la cima de Lamana, los últimos participantes de la marcha de montaña y los primeros corredores se iban fusionando.

A partir de aquí ya prácticamente, las caras se van haciendo conocidas, adelantándoles en ocasiones, y siendo adelantado en otras, pero casi siempre por los mismos corredores.

Primer avituallamiento sólido en el km 12 para afrontar después un descenso algo mas largo y posterior ascensión a Balgerri (Km14), todo por terrenos muy transitables.


Descensos rápidos por senderos, en los que hay que tener un poco de cuidado en no dejarte llevar para guardar fuerzas.



De cualquier manera disfrutando de lo lindo corriendo por estos prados y muy sorprendido por ese gratificante paisaje.


Sigo marchando cómodo, cada vez mas si cabe, y echando el freno cuando había que hacerlo.


Así llegamos al km 21. Después un terreno con menos desnivel que nos lleva casi hasta el km 26 (Kolitza) donde se ubica el segundo avituallamiento sólido tras un fuerte descenso.





Bastante publico aquí animando en la ascensión corta pero dura por la que continua la carrera que nos lleva hasta la ermita allí situada.




Después afrontamos un fuerte descenso y posterior ascensión dura a la Garbea Km 32. A continuación descenso rapidísimo por pistas que nos llevaría a las puertas del famoso prado de Martintxu (Km 38 aprox). El descenso lo hago solo, y voy con fuerzas por lo que no dejo de correr en ningún momento.



Ya en este tramo los dos primeros participantes de la prueba de MTB, me rebasan.

Bicicleta que causó sensación con esas enormes cubiertas

El tramo final del descenso, lo hago devorando participantes, pues la gente ya empezaba a tener ciertos problemas para mantener el ritmo o bien comienzan a sufrir calambres.


Con muchas ganas llego a la subida de Martintxu, muy corta de 400 metros aprox. con 100 metros de desnivel y algún tramo al 38% de pendiente como rezaba el cartel.


En realidad quizás estaba suficientemente prevenido para afrontarla y no me pareció para tanto.


En plena ascensión del prado de Martintxu
Me gustó pasar entre medio de la hilera de banderas de las diferentes comunidades autónomas entre los ánimos del publico allí existente.

Tramos duros con mucho desnivel

Tramo final del prado de Martintxu

Bikers con algunos problemas para subir con su bicicleta
Aficionados viendo el ascenso de participantes

Y ya a escasos 4 kilómetros de la meta y en descenso, continuo rebasando corredores para entrar en meta con mucho público y mucho ambiente en un tiempo de 04:39 horas


Nada mal para haber realizado 17 horas el fin de semana previo en la Ehunmilak. Había vuelto a tener la sensación de tener fuerza en las piernas y lo aproveché para disfrutar de esta maravillosa carrera.


Todos los servicios imaginables para los corredores tras rebasar la meta, siendo atendidos a las mil maravillas.



Una carrera que algunos puedan tachar de fácil por presentar mas terreno con desnivel negativo que positivo, pero en realidad la dureza y la belleza de las carreras la ponemos nosotros mismos.

O las zarzas asesinas!!!!...


No siempre, la carrera con mas desnivel, la mas larga, mas técnica y/o dura, es la mejor carrera.

Así pues, no puedo mas que recomendar esta carrera.

Finalmente 344 de los casi 400 participantes completaron la carrera con un tiempo máximo de 09:12:06 para el último y 03:39:44 para el primero.

Mi mas sincera felicitación a la organización por esta gran fiesta del trail y el deporte.