Drop Down MenusCSS Drop Down MenuPure CSS Dropdown Menu

CALCENADA




2/8/2013 - Calcena (Zaragoza)

"Top ten"...

Con el único objetivo de acumular kilómetros pensando en la UTMB, me presento en el pueblo de Calcena en la provincia de Zaragoza, un pequeño pueblo de la comarca zaragozana del Aranda situado a 835 m. de altura, donde se celebraba el ultramaratón de la Calcenada (Vuelta al Moncayo) de 104km y 2750 metros de desnivel positivo.

Efectivamente, no tiene mucho desnivel y ademas el terreno es en su mayoria por pista ancha, un ultra rápido, pero que hay que "correrlo".
 

Hace ya varios años que conocía la existencia de la Calcenada y este año 2013, en su edición XII, me presento por fín en Calcena.

La Vuelta al Moncayo transcurre por el GR-260. Se celebran simultaneamente varias pruebas,  pudiendo hacerse a modo de marcha de montaña, corriendo, a caballo o en btt. También hay distancias de 20 y 40 para los corredores trail y caminantes.


 Y efectivamente, como su propio nombre indica, se trata de dar la vuelta completa al Moncayo con salida y llegada en Calcena.

Vistas del Moncayo

Leyenda de la vuelta al Moncayo

Incluso en esta edición y a modo de experiencia piloto, se ha inaugurado una nueva modalidad de duatlon, don equipos de dos participantes deben recorrer los 104 km alternandose entre la bicicleta y la carrera a pie.

Una de las cosas que mas caracteriza esta prueba es el gran número de avituallamiento, entorno a 21, practicamente cada 5 kilometros, 4 algo mas completos y el resto ligeros con liquidos y algo de fruta.

Por este preciso motivo, la organización de la UTMB, que hasta la fecha otorgaba 3 puntos para poder optar a la inscripción a la misma, habia decidido recientemente rebajar a 2 los puntos otorgados debido al numero de avituallamientos que impide considerar a la Calcenada una prueba de semiautonomía.

Ademas de todo ello, la organización de la Calcenada te permite dejar una mochila personal a la que podrás acceder en los kilometros 20, 40, 60 y 80 aprox, un verdadero lujo.

Es por ello, que en esta ocasión decidí practicamente no llevar nada mas que un cinturón portabidón.

La salida estaba programada a las 21:00 horas, por lo que practicamente toda la carrera se realiza de noche.

Sobre las 19:00 horas ya estaba en Calcena, tras unos 30-40 kilometros finales por sinuosas carreteras, pudiendo apreciar que se trataba de un pequeño y modesto pueblo, pero donde ya se apreciaba cierto ajetreo por parte de los vecinos-organizadores.

Posando junto al kilometro 0 de la vuelta al Moncayo
El centro "neurálgico" de la prueba se situa entorno a la piscina del pueblo, donde poco a poco iban llegando los participantes del ultra.



Finalmente se daba comienzo a la carrera, con unos 6 kilometros aprox. por carretera que comparto con Fernando un chico de Bilbao que dice reconocerme por mi blog. Junto a el otro amigo suyo que comienzan a marcar un ritmo quizas alto para este inicio de carrera entorno a 5 min/km. De cualquier manera voy cómodo hablando con ellos.

Tras salir de la carretera primer avituallamiento (avituallamiento de Purujosa) que apenas paramos y comenzamos nuestra andadura por pistas y primeras ascensiones. El amigo de Fernando se queda ligeramente rezagado. Fernando marcaba un buen ritmo incluso en la primera ascensión con 550 metros de desnivel positivo. En el alto (collado del Tablado), km 12 aprox. segundo avituallamiento donde apenas paramos ya con la noche totalmente encima obligándonos a encender los frontales. En el descenso se nos junta Victor, un madrileño que nos pregunta si puede "viajar" con nosotros". Los tres descendemos a ritmo hasta llegar al kilometro 20 (Borobia) donde estaba situado el primer avituallamiento "grande", donde ya cada uno podia recoger su bolsa personal. Llevabamos practicamente dos horas y poco y ya 20 kilometros. Me preguntan si me parece que el ritmo era alto, dado que era el que mas experiencia tenía en esto de los ultras, y les comento que si, que quedaba mucha noche. Deciden bajar un poco el ritmo camino a la segunda ascensión, pero Victor sigue marcando a pesar de todo un gran ritmo que yo apenas puedo seguir. Fernando se queda rezagado y nos comenta que sigamos nosotros.

Sin mayor novedad, vamos ganado kilometros, con Victor tirando de mi. Asi llegamos al avituallamiento del (Pozo) km 25. La verdad es que se hacia muy ameno eso de ponerte como unica meta, el siguiente avituallamiento. Eran apenas 5-6 kilometros y el tiempo parecía transcurrir rapidamente. Unos pequeños toboganes y otro avituallamiento mas (Cruce de caminos) en el km 30. Ya para entonces comenzabamos a adelantar algunos caminantes cuya prueba habia dado comienzo tres horas antes a la nuestra, sobre las 18:00 horas.

A estas alturas Victor ya comenzaba a decir que no iba bien, y que el estomago le estaba molestando. De cualquier manera llegamos al kilometro 33 (La Cueva) y posteriormente a la cima de la segunda ascensión en el km 37 (Canto Hincado).

Seguiamos con pistas con pocas piedras. Subimos hasta los 1500 metros, pero las subidas son tendidas y manejables.

Comenzó entonces un fuerte descenso hasta el kilometro 42 donde se encontraba el segundo avituallamiento "grande" y la correspondiente bolsa personal. Yo no habia dejado ninguna bolsa y casi casi lo agradecí al no tener que estar pendiente de nada.

Avituallamiento del Refugio de Aldehuela

Aqui nos tomamos un poco de tiempo, pero yo que me encontraba bien tras un pequeño bajón que sufrí sobre el kilometro 30, le sugiero a Victor continuar la marcha.

Al salir del avituallamiento, vemos justamente llegar a Fernando. Nos comenta que va justo, que no parará mucho pero que continuemos nosotros. No iba tan mal despues de todo.

Nada mas salir, Victor me comenta que esta mal del estomago y que para no ralentizar mi marcha que continue yo solo. Hubiera preferido seguir en compañia pero tampoco quería ir a un ritmo que no era el mio. Y la verdad es que en los Ultras en los que he participado, cuando he marchado solo, he ido casi siempre muy a gusto, concentrado y a mi ritmo. Asi pues, me despido y continuo.

La temperatura de la noche era excelente y no hizo que sudara excesivamente. Eso me ayudó mucho dado que mi estomago tampoco estaba excesivamente catolico y a partir de estos momentos, solamente aceptaba agua y rodajas de naranja. No podia con nada mas. Si hubiera perdido muchas sales por excesivo sudor, al no poder tomar Aquarius, que era la bebida isotonica de los avituallamientos, otro gallo hubiera cantado.

Viajando solo iba a gusto, adelantando cada vez a mas y mas caminantes y algún que otro participante del ultra. No sabia en que puesto marchaba pero sabía que andaría en los 20 primeros. Mi ritmo era bueno, trotando siempre, incluso en algunas cuestas cortas y andando a buen paso en ascensiones mas largas. La clave era esa.

Asi voy pasando avituallamientos y avituallamientos (Cadena de Agramonte km 46, San Martín km 51, Lituénigo km 56, etc..).

En algunos momentos apagaba el frontal y avanzaba observando las estrellas. Maravilloso. Viajando solo habia atravesado una zona boscosa, que me pareció lo mas bonito del recorrido.

Ya en el avituallamiento de Litago km 60, me obligé a comer algo de pasta que no me entró mal. La gente parecía tomarse algo mas de tiempo aqui, pero yo enseguida y tras unos tragos de cerveza, me puse en marcha de nuevo. Me quedaba menos de la mitad y eso me daba ánimos. No estaba teniendo ningún problema muscular ni de pies y eso era de agradecer. Estaba encantado con mis nuevas zapatillas Brooks Cascadia 8 que estaba practicamente estrenando. Serían entorno a las 4 y pico de la mañana e iba quedando menos para el amanecer.

Detalle del tipo de pistas por las que transcurrre la Calcenada (foto de ediciones anteriores)

Con el mismo ritmo siempre alcanzo el avituallamiento del km 65 (Central), el km 70 (Cuevas de Añon), Km 75 (Carrascas) y finalmente (Talamantes) en el km 82 tras una ascensión que ya se me hizo un poco cuesta arriba con 3-4 km y unos 200 metros de desnivel.

Aqui, en el cuarto avituallamiento importante, ya llevaba bastante minutos corriendo de día. El amanecer como siempre muy gratificante. Cada vez eran menos los caminantes que adelantaba y suponía que era por que realmente mi ritmo no habia sido malo hasta el momento.

En todos los avituallamientos me atendieron estupendamente, pero quizás en este, me sentí algo mas arropado. Estaba situado en un pequeño pueblo tras un fuerte descenso y me resultó agradable atravesarlo por mitad de sus calles, cuando aún muchos de sus vecinos estarían durmiendo.

Tras preguntar, me comentan que lo que queda es un poco rompepiernas con algunos toboganes, y una ascensión mas que importante antes del descenso final. Creo recordar que la llamaban las cuesta "negra" o algo similar.

Tras salir de Talamantes veo a lo lejos a otro participante, que me puse como objetivo a alcanzar poco a poco. De esa manera me iría distrayendo un poco mas.

En los tramos en descenso le recuperaba terreno, pero en las ascensiones, yo seguía andando a paso ligero pero no, las subía corriendo. Que tio!! pensé. Aun le quedaban fuerzas para correr cuesta arriba. Haciamos la goma continuamente. En los avituallamientos el para quizas un poquito mas que yo y cuando justamente estaba llegando al mismo el salia. Estaba claro que me estaba "controlando". Asi llegamos a la última ascensión que a la postre sería la mas dura para mi. Me costaba incluso andar. Fueron aproximadamente 8 kilometros en ascensión pero solo los 2-3 últimos fueron realmente duros. Aqui mi compañero de carrera se me alejó excesivamente hasta perderlo de vista, pues el seguía corriendo en todo momento y desistí.

Ya en la cima, mi estomago se encontraba bastante mal y no podía correr bien. Finalmente pensé que la solución era "ir al servicio". Sabia que por detras no venía nadie próximo y me aparto lo justo del camino para hacer lo propio.

Continuo, ahora si, mucho mejor en descenso. Como en los ultimos 2 ultras, mis piernas estaban muy enteras para afrontar los úlitmos descensos e iba bien. El trabajo realizado para superar los problemas de cuadriceps, esta mas que probado y lo repito una y otra vez en las preparaciones de este tipo de pruebas.

Finalmente llego al avituallamiento al pie de la carretera de acceso a Calcena y sorpesa!!! Hay estaba el compañero de carrera. Me comenta "Uff, me has pillao!!!". Me comenta que estaba teniendo problemas en los pies o algo asi. Me tomo una cervecita fresca y lanzado hasta meta. Enseguida le dejo atrás y marcho solo los ultimos 5-6 kilometros hasta meta por la carretera. Se hacia un poco pesado pues ya hacia algo de calor. Pero no paro. Sigo y sigo y finalmente alcanzo Calcena. Una sencilla meta pone fin a mi carrera en 12:05 horas y para los 104km. Realmente sorprendido de haber marchado a mas de 8,5 km/h.

Meta de la Calcenada


Contento ademas por no haber tenido problema alguna y tener ademas las piernas mas que enteras aún.
Pregunto en meta y me comentan que hice 6º puesto. Muy muy contento con el resultado y test para el UMTB.

Solo una pena, que al tener que salir "pitando" para casa, no pude disfrutar de la ya tambien famosa piscina de "crioterapia" de acceso gratuito para corredores y la paella-comida. Una pena.

Vista panorámica de Calcena

Agradecer a la organización que con escasos medios, hacen que esta prueba salga "redonda" una y otra edición y ya van muchas, garantia de hacerlo muy bien.

Otra gran experiencia que me guardo en mis recuerdos.