Drop Down MenusCSS Drop Down MenuPure CSS Dropdown Menu

ULTRAMARATON LOS 10000 DEL SOPLAO



17/5/2103 - Cabezón de la Sal (Cantabria)

Homenaje a Ruente...

Primer ultra del año colocado en el calendario entre cicloturistas, carreras de ruta y triatlones. Es mi tercera participación en los 10000 del Soplao, la primera en la ruta de BTT, la segunda en la prueba de la combinada y en esta ocasión tocaba el ultramaratón y tras la experiencia del 2012 en la combinada donde el lema de la carrera "El infierno cantabro" se convirtió en una simple realidad, afronto esta carrera con el miedo metido en el cuerpo en cuanto a la climatología se refiere. Sin mucha base previa, tan solo una carrera trail de 25km, una marcha de montaña de 33km y un par de entrenos de 3-4 horas, confio como siempre en mi buena base general de entrenamiento.


La compañia de Juanma Franco del club Altza Herria, me aportaba además algo mas tranquilidad. Sabia que bastantes kilometros los compartiría con el.

La logistica siempre es importante

 Así llegamos al mediodia a Cabezón de la Sal, donde por cierto se puso por momentos a diluviar. Habia consultado la previsión metereológica una y otra vez y sabía que aflojaría para el momento de la salida que era a las 23:00 horas. Por la tarde, yo que ya le había informado a Juanma del ambientazo que hay en el pueblo con motivo de todas las carreras que se celebran entre la marcha de montaña, maratón de montaña, duatlón o combinada, BTT y Ultra, y que reunen a aprox. 6500 deportistas, decidimos recoger el dorsal y ver el ambiente.

Con el lema "...Para vencer hay que sufrir..."

A las 18:00 acudimos a la reunión técnica, que a decir verdad, no aportó nada de interes. Hubiera agradecido un repaso del recorrido con google earth, comentando las características de cada tramo o zona, como he visto en algunas otras ocasiones.

La foto de rigor con Juanma

Sobre las 20:00, comenzamos a preparar todo, teniendo en cuenta que si bien la organización no publicitaba este servicio (parece que lo tienes que saber por arte divino), teníamos la opción de dejar una bolsa personal en el avituallamiento de Barcena Mayor por el que se pasaba en dos ocasiones, en el kilometro 44 y 86 aprox., cosa que por otra parte es de agradecer. Ahora la duda era que llevar puesto y que dejar en la citada bolsa. Claro que mucho dependía del tiempo que hiciera. Finalmente con todo listo, nos presentamos en la linea de salida con quince minutos de antelación, el tiempo justo y necesario.
 
Junto a Juanma instantes antes de la salida

 La salida es muy emotiva y tras algún que otro espectaculo previo, pudimos escuchar, lo que tanto estaba esperando, la canción de Highway to Hell de AC/DC. Video de la salida
  

Salida de la prueba

Las cartas estaban echadas.

Video primeros kilometros

Salgo con Juanma y en pocos metros nos encontramos con Ivan Prendes, un Gijones con el que he compartido ya alguna que otra aventura. Hacemos grupo y tras salir del pueblo, en pocos kilometros afrontamos la primera ascensión a la Sierra del escudo, que si bien presentaba ya un desnivel importante con unos 500 metros positivos en pocos kilometros, lo bueno vendría en el descenso con casi un 45% de desnivel, con barro y de noche. Yo ya lo había probado de día, y me resultó muy duro, con alguna que otra caida. Esta vez no fué distinto.

El mismo descenso al ser atravesado a la mañana siguiente por los corredores de la Maratón, y entros mi amigo Iñaki (Con el Buff verde en la cabeza)

Pero lo que nos esperaba tras este descenso lo compensó todo. Llegamos al pueblo de Ruente y por un momento no sabía si estaba en un ultratrail o llegando a meta en la etapa reina de Tour. Cientos de personas animando a ambos lados de la calle que se apartaban a tu paso al tiempo que animaban y aplaudian a mas no poder. Impresionante!!!!! Familias enteras en las calles.  Video del paso por Ruente Algo que jamas podré olvidar. Por un momento te sientes importante.

Pasando por Ruente


Pero la carrera continuaba con la segunda ascensión algo mas tendida y corta que nos llevaría a las Campas de Ubeda. En esta segunda ascensión ya la pista comenzaba a ir ganando protagonismo que a lo largo del resto del recorrido compartiría con senderos totalmente embarrados. Dos tipos de terreno fundamentalmente en esta prueba, pistas anchas de tierra compactada donde se posdía ir rápido o bosques con senderos totalmente embarrados donde se iba realmente lento con la única preocupación de no caer o meter la zanca hasta el fondo.

Ivan se había quedado algo rezagado en el primer descenso duro y Juanma y yo hicimos grupo con otros 3-4 participantes para llegar a la campa de Ucieda donde estaba el primer avituallamiento. Mucha gente allí, y segundo momento emotivo del día. Llevabamos ya cerca de 20 kilometros. Comemos y bebemos algo rapidamente y decidimos salir los dos en solitario.

En el avituallamiento de ucieda

Ahora si, "El Moral", primera ascensión de importancia con unos de 10 km con 750 de desnivel positivo por pista fácil. Por un momento, echamos la mirada atrás y no parecía venir nadie. Parecía que habia ya un corte importante. Pronto nos dimos cuenta que no, al confundirnos de camino y tomar un camino en descenso durante 1,5 kilometros......" Juanma!!! Hay arriba van dos tios!!!! No Jod....!! Ehhh!!!! (dijeros ellos) Por hay no!!!!." Y vuelta para atrás. En el tiempo que nos llevo retomar el camino correcto, nos pasaron unos 10-15 participantes. Bueno no pasa nada, seguimos con la ascensión.

Sin ninguna novedad, todo iba dentro de lo normal, llegamos a la cima donde hacia realmente frío y soplaba mucho el viento. Pero no habia porque quejarse, pues llevabamos muchas horas y la lluvia no habia hecho acto de presencia. Es mas, teniamos un cielo casi totalmente estrellado. Quien lo iba a decir. Para este momento, yo ya, mas que contar los kilómetros que ibamos restando o faltaban, iba contando las horas que faltaban para amenecer. Como todos sabemos, el amanecer te da un poco de vida y ademas el reloj corría rápido, cada vez que miraba, pasaba una o una hora y media.

Con el frío en la cima, practicamente todo el mundo llevaba puesto el chubasquero o cortavientos, pero yo seguía con mi camiseta interior sin mangas y la camiseta técnica de manga larga. Mientras no parara, todo iba bien, no sentía mucho frio y tampoco sudaba nada. Decido seguir igual.

Comienzo con Juanma un largo descenso de 8-9 kilometros por pista fácil que hacemos a buen ritmo hasta llegar a un tramo por carretera bastante "pesado" de 3 kilómetros en ligero ascenso que nos llevaría hasta el avituallamiento de Barcena Mayor. Aqui, ya kilómetro 44 aprox. y sobre las 05:00 de la mañana, hacemos una parada un poco mas larga. Teniamos nuestra bolsa pero decidimos no hacer uso de ella. Hasta este momento ibamos bien a nuestro ritmo y sin molestias. Cuando estabamos a punto de salir nuevamente llegó Ivan. Nos saludamos pero contiamos adelante, nos estabamos quedando frios ya.


Segunda ascensión de importancia, la subida a Fuentes, unos 18 kilometros hasta los 1200 metros de altitud y unos 800 metros positivos. La organización ya nos avisó que en la cima podría hacer bastante frio pues los días previos habia estado nevando. Las ascensión tambien sin novedad por pista facil. La única novedad fué que empecé a sentir mucho sueño. Y es que era normal. El día previo solo había podido dormir 3 horas y la noche actual la habia pasado corriendo. Empecé a correr como un automata detras de los pasos de Juanma. No paraba de vostezar y luchaba por que no se cerraran mis ojos. La llegada a la cima me obligó por fin a sacar el cortavientos de la mochila. Habia bastante nieve por las cimas y mucho, mucho bien. El paisaje era maravilloso. Era completamente de día y hasta pudimos ver el cielo casi azul.

Otro descenso sin novedad de unos 5 kilometros para comenzar la subida al alto de Ozcaya. La sensación de sueño era intermitente, por momentos estaba algo mas depierto pero al rato volvía a sentir sueño. ya en el alto de Oscaya una agradable sorpresa y es que habia una vituallamiento no programado organizado en una cabaña o refugio de montaña por una cuadrilla de jovenes muy amables, que te ofrecian tortilla, lomo, etc. Todo muy calentito al calor de una fogata. Un rato agaradable que Juanma y yo supimos disfrutar por unos momentos. A la salida del refugio vemos a Ivan pasar por delante sin detenerse. A partir de aqui volveriamos a caminar los tres juntos en el descenso hasta el pueblo de los Tojos, por pista con piedras sueltas. Ha estas alturas y sobre el kilómetro 65-70 ya no estabamos igual de frescos ninguno. Asi llegamos a los Tojos donde un grupo de amables mujeres nos tenian preparado otro suculento avituallamiento. Volvimos asi pues a atacar a la tortilla, el lomo, etc. Yo que no soy mucho de comer, empecé a pensar que quizas saldría del ultra con mas peso del que tenia antes. Mi estomago empezaba a decir "basta", me sentía muy lleno. En este rato en el avituallamiento nos alcanzan participantes que no habiamos visto durante toda la carrera, lo que nos dió por pensar que quizas habiamos bajado algo el ritmo. Continuamos otros 6 kilometros hasta Barcena Mayor para para por allí por segunda vez y aqui empezó lo duro. 6 kilometros de pistas totalmente embarrada, donde muchas veces apenas adivinadas el camino. Era imposible no meter la zanca una y otra vez en el lodazal. Se hizo largo, muy largo y pesado. Por fin llegamos a Barcena Mayor. Decidimos no cambiarnos de ropa tambien en esta ocasión y en seguida nos ponemos en marcha no sin antes ver pasar por allí a los primeros participantes de la prueba de BTT.

De seguido una dura ascensión de nuevo al monte del Moral pero en este ocasión ascendiendo por el cauce de un pequeño río, donde para no meter la zapatilla en el agua debias ir saltando de roca en roca continuamente. Al llegar a la cima y coger nuevamente las pista ancha pudimos ver al grueso de los participantes de la prueba de BTT descendiendo el mismo monte por donde lo hicimos nosotros durante la noche para poco mas tarde coincidir todos en el mismo camino, nosotros de vuelta y ellos de ida. Otro momento emotivo pues muchos de ellos nos daban ánimos. Aqui me empiezo a encontrar realmente bien, el mejor momento de toda la prueba. Sin embargo decido aguantar con Juanma pues Ivan se volvió a quedar rezagado en la subida por el cauce del rio.

Juanma que habia tirado de mi en muchos momentos de la carrera marcando el el ritmo, empezó a notarse algo mas cansado aunque mantenia el ritmo. Comenzamos el descenso hasta entrar en la zona boscosa conocida como la zona de la puentes, pequeños puentes de madera que cruzaban pequeños riachuelos. De nuevo otra larga zona de barro y mas barro. En esta zona coindicmos con los participantes de la prueba de marcha de montaña, y al transcurrir por un pequeño sendero, ibamos todos en fila india. Como podiamos ibamos pidiendo paso, que al ver que eramos de la ultra se apartaban al tiempo que nos daban ánimos. En un momento dado, Juanma me dice que siga yo adelante que prefiere ir a su ritmo. Yo me encontraba bastante bien asi que decido poner el mio. Llegamos al penultimo avituallamiento sobre el kilometro 95. Cuando me disponía a salir llegó Juanma pero insistió que yo siguiera para afrontar una dura ascensión al Toral que subo realmente agusto, despues unos pequeños toboganes que ya conocía del año anterior para culminar con la pala de 31,5%. La estapa que se podía apreciar desde los tobaganes con la pala al fondo llena de "hormiguitas" subiéndola, era realmente espectacular.


Una vez en la cima, descenso progresivo por zona verde aunque algo embarrada que me llevaría hasta el conocido avituallamiento de las "salchichas". Tenía buen recuerdo de esta zona pues suponía practicamente el final. Iba realmente rápido y puede adelantar a 5-6 participantes del Ultra al tiempo que seguía sorteando a caminantes de la marcha. Los ánimos eran continuos por su parte, que hacia que por momentos tuviera aún mas fuerza. Por fin el avituallemiento de las salchillas donde casi "por obligación" paré para degustar un pinchito de las mismas. La verdad es que me entraron bastante bien. Ahora si lanzado a meta. Al llegar al último descenso asfaltado, donde el año anterior tanto sufrí, las sensaciones eran completamente distintas. Mis piernas seguían fuertes y podía lanzarme cuesta abajo. Aún adelanté algún participante del ultra que iba andando.
 
Llegando a la meta


Tras llegar a la carretera de acceso al pueblo, me esperaban unos largos 2-3 kilometros donde pude mantener el ritmo entorno a 05:00-05:15 el kilometro. Me parecía incleible poder estar corriendo asi tras 120 kilómetros. Finalmente un momento emotivo personal poco antes de entrar en las últimas curvas previas a meta y cruzarla en 18 horas y algún que otro minuto.

Entrada en meta


Muy satisfecho con la evolución de la carrera y las sensaciones siempre de menos a mas. Media hora aprox. mas tarde entro my compañero de fatigas y en algo menos de una hora mi Amigo Ivan. Todos hicimos nuestra carrera y era para estar contentos los tres.

Hora del descanso y que mejor que en una agradable posada de la zona.


Y como no una buena cena...


Que se quedó en solo medio sanwich de pavo y un yougurt desnatado pues mi estomago no quería nada mas ...



No os puedo engañar, y debo decir que el recorrido no es que me agradara demasiado. Demasiada zona embarrada y quizas tambien demasiada pista. Por otra parte la organización parece que bastante mejor que otras ediciones, pudiendo observar la presencia de efectivos de protección civil y Guardia Civil continuamente lo que daba bastante tranquilidad. De cualquier manera, me quedo con las vistas de las cimas de los montes y en especial y por encima de todo con la gente de la comarca que se volvacaba en darte ánimos y lo que hiciera falta. Gente que vivía la carrera como si de las fiestas de su pueblo se tratara sabiendo disfrutar tambien ellos de la misma aun sin participar. Gracias a todos ellos.



Y por supuesto gracias a Juanma e Ivan que me acompañaron muchos, muchos kilometros....