Drop Down MenusCSS Drop Down MenuPure CSS Dropdown Menu

VIVIR OBSESIONADO POR EL DEPORTE


"Salseando" por Internet, buscando el "no se que", como tantas y tantas veces me gusta hacer, leí un artículo
en la Web http://www.dieta-simple.com escrito por Santiago R. Nogueda, el cual ha su vez había traducido un artículo de  Brad Pilon, autor de un libro sobre el ayuno intermitente.

Rapidamente, pensé que la idea que se trataba de exponer era facilmente extrapolable a todos nosotros, los deportistas, y por supuesto a mi mismo.

Es por ello, que considero muy recomendable que dediquemos unos minutos a hacer una pequeña reflexión. Para ello me he permitido "readaptar" el artículo con el permiso de los autores mencionados.

Y esto empieza asi...
Hay un experimento que me gustaría que intentaras. Inicia sesión en tu cuenta bancaria por internet. Comprueba cuánto dinero tienes. Ahora cierra la sesión. Ahora vuelve a entrar, verifica la cantidad de dinero que tienes nuevamente. Ahora sal otra vez. Repite esto dos o tres veces más.

Estoy dispuesto a apostar que la cantidad de dinero en tu cuenta no cambió. Sin importar cuántas veces lo revisaste.

El objetivo de este experimento es demostrarte que el estar obsesionado con las cosas no es en realidad tomar acción. El obsesionarte rara vez, cambia las circunstancias del objeto por el cual estas obsesionado.

Hay docenas de ejemplos de esto en la vida, pero ninguno me toca tan de cerca, como el deporte. Nos hemos convertido en seres obsesionados por el, argumentamos, debatimos, “investigamos”, blogueamos, pensamos, todo en el nombre de perseguir una promesa de la "salud” o “bienestar físico”.

Esto es algo de lo que me he hartado - sobre todo, del hecho de que se promueve la obsesión, como si esto fuera saludable, el agotamiento se halaba, como si fuera una virtud y el sufrimiento se trata como si fuera lo mismo que la dedicación.

El acto mismo de tratar de lograr un cuerpo sano y/o mas capaz en el plano competitivo, se está convirtiendo en una actividad muy poco saludable, casi casi convirtiendose en una forma de auto-flagelación.
Todos queremos ser el "rey" de nuestro club deportivo o amigos de prácticas deportivas, el que mas corre, el que mejor nada, el que mejor "anda" en bici, el más "fino" o el mas "fuerte", el que mas deportes practica, el que hace las mayores locuras, el que...

Pero muchas veces desconocemos la causa por lo que no lo conseguimos; acaso no entreno bien? Debo entrenar mas? o mejor y mas intenso? ... quien sabe.

Cualquiera puede ser el motivo, pero el caso es que los entrenamientos poco a poco se han convertido en competiciones para ver quién puede castigarse más duro. Y es que al final no estamos olvidando de la salud.

Llegamos a entrenar como un ritual, un ritual que no se disfruta, una tortura, un sacrificio para obtener un fin.

Deberiamos saber poner cada cosa en su sitio, equilibrar la balanza, pero para los obsesionados no hay punto medio. El deporte y el estado físico deben ser una parte de nuestra vida, pero no debe ser TODA nuestra vida.

Puedes estar increíblemente enfocado en tu entrenamiento, esforzarte hasta el límite, pero una vez que haz terminado. Relájate. No lleves a casa tu obsesión por tu entrenamiento. Trabajaste, te esforzaste, hiciste lo que tenías que hacer, se acabó, tu vida es más que tu entrenamiento.

Tú haz completado tu entrenamiento, estimulaste a tu cuerpo. Ahora deja que tu cuerpo haga su trabajo. Por mucho que te gustaría, simplemente no puedes controlar los aspectos más finos del funcionamiento de tu cuerpo. (Si dudas de esto, entonces trata de hacer nacer una nueva vena en tu bíceps derecho, dime si pudiste o no). Después de todo, la mayoría de nosotros prcaticamos deporte para disfrutarse, os es que acaso se no ha olvidado?

Aprende a ser paciente y tomar descansos. No tienes que estar en todo momento sacando tiempo bajo las piedras para entrenar, quizás no necesites estar todo el día entrenando. Ten paciencia. Piensa de vez en cuando que es "suficiente por hoy".

Podemos entrenar duro de vez en cuando, pero recuerda que debes de ser equilibrado. Cuando nos obsesionamos por el deporte, ya no es saludable.

Enfócate y concéntrate al 100% durante tu entrenamiento, dalo todo. Pero una vez que acabo, desconéctate. Hay muchas otras cosas importantes en tu vida.