Drop Down MenusCSS Drop Down MenuPure CSS Dropdown Menu

MARATÓN DE ROMA


17-3-2013 - Roma (Italia)

Un maratón de 5 kilómetros...

Y eso es precisamente lo que me duraron a mis las buenas sensaciones. En cualquier caso allí me presenté con la idea de hacer un mix deporte-turismo como en otras ocasiones. Con tan solo un maratón de ruta a mis espaldas (muchos mas entre Ironman y carreras de montaña) y un tiempo de 03:07, eso si hacía ya mas de tres años, decido que este 2013 era un buen año para participar en otro y que mejor lugar que en Roma.

A pesar de haber llevado una preparación combinada con otros deportes y no especifica para el maratón, como suele ser habitual en mi, esta había bastante sido completa y la verdad es que tenía la sensación de llegar al día "d" en buenas condiciones.

La idea?? Pues algo presuntuoso, pero "acercarme" lo mas posible a las 3 horas, apesar de que el recorrido presentaba cierto desnivel y presentaba bastantes tramos de adoquín que lógicamente ralentizaría el ritmo.

Por motivos logísticos la noche del viernes la pase en vela y aparecimos en Roma a las 07:30 de la mañana, con un día espléndido y ante una ciudad digan de visitar. Por tanto desde primerita hora nos pusimos a devorar kilómetros a pie, nada recomendable por otra parte antes de una prueba de estas características. Inicialmente para ir a recoger el dorsal, que dicho sea de paso, te mandaban a recogerlo a la otra punta de la ciudad lejos del centro de la ciudad y de la salida-llegada de la maratón.

Tremenda cola al llegar al Palacio de exposiciones para la recogida del dorsal. Una vez dentro una exposición mas que completa con stand de todo tipo, en especial de material y de promoción de otros muchos maratones internacionales. Tras recoger el dorsal y la correspondiente camiseta conmemorativa y mas que aceptable mochila Asics, no te queda otra mas que seguir el camino de los stand, donde no hay escapatoria. Una vez fuera, vuelta a coger el metro y al centro de la ciudad.

Por la tarde primeras visitas obligadas de aquí para allá, terminando el día realmente muy cansado y también con un callo doloroso en el dedo pequeño de mi pie derecho provocado por los zapatos. Bueno no iba a servir de excusa para el día siguiente, así que no había que darles mas vueltas.


Por la mañana temprano allí estabamos sobres las 08:15 calentando motores en los alrededores del Coliseo. Ambiente fenomenal y pintoresco también. Además de la prueba del maratón otra de 5 kilómetros también tenía lugar donde se podía participar incluso con perros, muy graciosos todos ellos con su dorsal puesto.


Pronto me meto en mi cajón B, para los que pretendíamos ir entorno a las 03:00 - 03:20 o así. Ello me permitió calentar casi hasta el ultimo momento dado que teníamos mucho espacio en nuestro cajón. En el resto se aglomeraban los deportistas y ello era casi imposible. Unos 11000 atletas listos para afrontar la prueba.


Como curiosidad, la nueva moda de ropa “pre-competición”.


Veo los globos Sub3 horas y ya desde el inicio me pego a ellos. Estrategia? Ir con ellos tanto tiempo como pudiera y en el momento de no poder, bajar ritmo para tratar de ir mas cómodo con algún grupo descolgado pero nunca solo.




  A las 09:00 puntualmente se da la salida.


Primeros 5 kilómetros entorno a 04:09 min/km de media y todo genial, me encontraba cómodo, a pesar de que por ir pegado a los chicos de los globos, estos no paraban de golpearme en la cabeza. Bueno, casi casi me distraía un poco.

Mientras tanto se daba salida a la carrera de 5km, donde claramente el ambiente era mucho mas distendido.




A los 5km primer avituallamiento, trato, entre empujones coger un vaso y de mala manera pego un trago de agua al tiempo que me empapaba por encima. Algo ajetreado este primer avituallamiento. Pronto empiezo a notar que algo no va bien, me he quedado algo rezagado en el avituallamiento y al tratar de cogerlo y aumentar un poco el ritmo, comenzó un pequeño dolor en el flato o "limaco". Bueno ya pasará, no era la primera vez.

El dolor no se iba, pero a pesar de ello continua con el grupo, pero no muy cómodo. Y así llegamos hasta el kilometro 10, a una media de 04:11. En este punto el dolor empieza a ser más intenso, y para el kilometro 11, era ya insoportable y me obliga a dejar de correr. Trato de coger aire haber si así se me pasaba y arranco otra vez. Nada. Cada vez que me ponía a correr por muy despacio que fuera el dolor era insoportable y me impedía respirar con normalidad. Intento tras intento, parado, andando o trotando ligeramente llego hasta el kilometro 14. Desde luego el objetivo había cambiado y tan solo pretendía el poder "correr" con normalidad y tratar de terminar como fuera el maratón. No había otra. por un momento dude incluso de que pudiera completarlo, la verdad.

Sobre el km 15, comencé a poder trotar ligeramente sin que me doliera de forma tan intensa, pero para entonces mi objetivo ya era tratar de disfrutar del recorrido. Seguía sin poder respirar normalmente y empezaba a notar mis piernas cansadas. Con este panorama me dije que debía llegar si o si aunque fuera el último, por que lo más fácil hubiera sido abandonar y eso no.

En esta edición, y sobre esta parte del recorrido, no se pasaba enfrente del vaticano dado que se celebraba la misa del Angelus con el nuevo Papa Francisco I.

Poco a poco van pasando los kilómetros en un recorrido que hasta el kilometro veintitantos no resultaba especialmente grato, con pequeños desniveles y algún que otro tramo de adoquines. Con todo se hacía un poco "agónica" esta parte. La media maratón la paso en 01:36, muy lejos del 01:29-01:30 pretendido.

En este punto me rebasa el globo de 03:15. Vaya!! Tenia la esperanza de que tardara un poco mas en devorarme. Sabia que iba lento, pero sabía a que ritmo, pues no llevaba ni pulsómetro ni nada de nada. Realmente iba lento

Me animo un poco, y decido ir con ellos. Aguanto 2 o 3 kilómetros, pero al dolor de flato que volvió a intensificarse por haber aumentado un poco el ritmo, se me añadió del dolor del callo en el dedo pequeño del pie que me había salido tras la caminata del día anterior. Vaya!! No es mi día no!.

Los dejo marchar.



Poco a poco nos íbamos acercando al centro de Roma. Mis ritmos ya desde que pude volver a correr eran entorno a 04:45-05:15 dependiendo del recorrido. Y no podía aumentar el ritmo si no quería que me doliera mucho mas.

Trato de disfrutarlo y me voy fijando en todo incluso en las bandas o grupo de música que ambientaban el paso de los corredores, cada cual diferente y creando muy buen ambiente en la ciudad.



En la plaza del Popolo (creo) y sobre el kilometro 37-38, me adelanta el globo de 03:30. Ni siquiera trato de seguirlo.

Una vez en el centro, ya entre calles, el recorrido es espectacular, pasando por todos y cada unos de los monumentos y plazas míticas de la ciudad, momentos inolvidables al pasar por la Fontana de Trevi, o la Plaza de España, o entre otros, con muchos de los turistas que aprovechando el momento animaban de lo lindo. Esta parte del maratón es espectacular sobre todo si vas bastante entero.

Así llego a los últimos kilómetros, y ya en la plaza Venecia (Km39), todavía con la imagen de la Fontana de Trevi en mi cabeza, veo a Mónica que esta ocasión también me había acompañado en esta aventura. Con ganas de acabar rodeamos el Coliseo con una pequeña ascensión para bajar y entrar en meta en 03:32. No fue el día, pero di mi 100% y lo disfruté.


Desde luego no es un maratón para hacer marca, por el tipo de terreno y sus desniveles. La verdad es que tenia bastante respeto al tema del desnivel pero con todo lo sucedido, a decir verdad me pasó desapercibido, y no me pareció quizás para tanto.



En cualquier caso es una prueba que estimula, pero donde es muy difícil hacer marca, con tramos irregulares, con suelo de adoquines concentrados de manera especial en los últimos doce kilómetros, cuando más se necesita cualquier “ayuda”.

El circuito logra sin embargo evitar las numerosísimas cuestas que tiene la ciudad, por las que todos paseamos los días previos o posteriores a la carrera, con una parte mas llana de unos 15 km, y en el resto casi todo son pequeñas subidas y bajadas, suaves pero constantes.

Entre los 02:07:56 del ganador de la prueba el Etiope Terfa Negari y los 07:03:18 del Americano Hill David, 10665 atletas completaron la prueba de los 11023 aprox. que tomaron la salida.

Lo mejor de todo, es que al haberse convertido casi casi en un entrenamiento largo, al día siguiente estaba muy bien y ya esta semana he retomado los entrenos casi con total normalidad.

De hecho, justamente antes de finalizar esta crónica ya estoy inscrito para una carrera de montaña de 25km para este mismo fin de semana. Creo que la podré completar dignamente aunque sin tirar cohetes.

La organización bien y desde luego lugar casi obligado para los runners de larga distancia, en especial si aún no habéis visitado la ciudad.

Y despues imaginaros...