Drop Down MenusCSS Drop Down MenuPure CSS Dropdown Menu

Musleras FOR QUAD de COMPRESSPORT



En la mayoría de la ocasiones en los que he participado en trails de larga distancia he tenido problemas con mis cuádriceps, en especial en los descensos, llegando a momentos puntuales en que cada pisada era un verdadero tormento.

Efectivamente se puede llevar a cabo un preparación específica de trabajo de cuádriceps en fase excéntrica que disminuya estos dolores, pero al final y como siempre no tenemos tiempo para todo.

Y es así como en esta ocasión, volví a recurrir a buscar algún equipamiento que me ayudara a que ello no supusiera un factor tan limitante.

Ultimamente había oído hablar de las musleras de compresión FORQUAD de la marca Compressport y por otra parte comenzaba a ser habitual ver a muchos trail runners con esta prenda.

La verdad es que he sido muy partidario de este tipo de prendas hasta la fecha. Ya en su día adquirí las medias o pantorrilleras de la misma marca COMPRESSPORT R2, pero las sensaciones no fueron muy buenas. Notaba excesiva compresión a diferencia de otras de la marca MEDILAST que en su día me regalaron. En cualquiera de los casos, finalmente opté por no utilizar ninguna de estas medias de compresión en carrera y limitarme a usarlas de manera puntual en entrenamientos en especial con tiempo frío y a modo de recuperación tras entrenamientos intensos o competiciones, donde si me parecía notar realmente sus beneficios.

Con estos antecedentes y tratando de buscar un alivio a la problemática de mis cuadriceps, comencé a recabar opiniones sobre su uso, pero como siempre, opiniones para todos los gustos.

En realidad, como en casi todo en torno al deporte, no hay nada cierto al 100%, y ya para estas alturas puedo decir que para cualquier estudio científico que avale una teoría, siempre encuentra otra que avale la contraria. Por tanto no puedo evitar pensar que al final se trata de intereses por parte de unos u otros, bien sean los propios autores de los mismos o las empresas comerciales que lo promueven.

Además, sin tan beneficiosas son estas prendas de compresión, por que no se utilizan del mismo modo o en el mismo porcentaje en las diferentes modalidades deportivas donde a priori podrían beneficiarse de los beneficios que aportan?

A priori, estas prendas de compresión ofrecen fundamentalmente dos beneficios fundamentales, un mejor retorno venoso y una disminución de microroturas de las fibras musculares.

Al final no quedaba otra que probar.

Una vez con ellas, la primera prueba fue simplemente ponérmelas. Tenia miedo que fuera la misma sensaciones que con las medias, que ya solo el ponértelas costaba todo un mundo. En esta ocasión no fue así, me resultó algo mas sencillo. En cualquier caso hay que tener cuidado al ponerte estas prendas, para tratar de evitar pellizcarlas y romperlas hasta que finalmente están bien colocadas. Es lo mas parecido a ponerte un traje de neopreno.


Otra de las grandes dudas era si me provocaría algún tipo de roce. A simple vista parecía que no. Se ajustaban perfectamente, sin costuras y los dos extremos mas distales disponen de una banda elástica con puntos de silicona que evitan la caída de las musleras. Es en este borde superior donde mas se centraban mis dudas ante la posibilidad de que provocaran algún roce. Así puestas, tienes la sensación de que aprietan de lo lindo pero la prueba definitiva habría que hacerla en entrenamiento real.

Decidí salir a correr por el monte durante unas 2 horas y es aquí donde me surgía otra duda. Se notarían los beneficios en pruebas de corta duración? Podría apreciar los beneficios en tan solo dos horas de carrera. Mi principal objetivo era de momento tan solo ver si en carrera, la prenda se ajustaba bien, provocaba o no rozaduras y si de alguna manera podría “percibir” el beneficio que dicen tener.

Tras los primeros kilómetros corriendo con ellas, la percepción de presión en la pierna fue disminuyendo y casi cuando te habitúas un poco, te parece no llevarlas. A medida que avanzaban los kilómetros, tenía mas sensación de que mis piernas estaban mas “reforzadas” o protegidas, como si tuvieran mas fuerza. Efectivamente el muslo vibraba muchos menos, y ademas me aportó otra percepción, y es que mis gemelos SI que vibraban en comparación. De hecho nunca antes habia sentido tal vibración, pero si así, con las musleras puestas, se hízo muy patente. Así, pues, mientras corría decidí que la siguiente prueba sería correr con las musleras y además las medias.

Era un día de mucho calor, por lo que la prueba del sudor, la daba también por superada. Ningún problema. No me dieron ningún calor “extra” y la pierna se mantenía seca mientras mi camiseta y cuerpo no paraba de “chorrear”.

La prueba final serían los 154 kilómetros del UTGC. Tras la misma, se reforzó y mucho el uso de esta prenda. Las tuve puestas en todo momento de las casi 35 horas que tardé en completarla. No voy a decir que mis piernas no acabaron cargadas pero tan solo poder decir que esta ocasión mis cuadriceps e isquitibiales no fueron un factor tan limitante, es mucho decir. Tuve la misma sensación durante todas estas horas, que cuando hice el entrenamiento-prueba de dos horas, piernas “reforzadas” y con fuerza. En los grandes descensos no sufrí tanto como en otras ocasiones y no sentí ese dolor que te impide correr.


Es verdad también, que quizás el trabajo especifico que realicé en los entrenamiento para reforzar este aspecto, ayudó y mucho, pero también creo la combinación de ambas hizo que realizara una carrera realmente perfecta.


Tras esta dura prueba, estas musleras de compresión formarán parte de mi equipamiento “obligado e imprescindible” en especial para pruebas trail de larga distancia. Mis siguientes pruebas irán enfocadas a ponerlas a prueba en maratones de ruta y triatlones de larga distancia.

No creo que sea una prenda para uso diario, pero si para carreras o competiciones.

No se si realmente tendrán el beneficio que afirman tener pero a mi, al menos, me han convencido.