Drop Down MenusCSS Drop Down MenuPure CSS Dropdown Menu

DUATLON CROS LANGRAITZ


Iruña de Oca (Alava) - 4/12/2011

Perdido...

Y es que así me encontré en la primera de las tres vueltas del sector de bici. En parte culpa mía y en parte por alguna pequeña deficiencia en la señalización del sector a mi entender, un recorrido, tanto el de los sectores de carrera a pie como bici MTB, por otra parte muy bien diseñado y divertido y con unas distancias de 7,18 y 3,5 kilómetros para un desnivel de 192,495 y 95 metros positivos.


La verdad es que decidí participar en este duatlon de montaña dado que hacia mucho tiempo que no participaba en ninguna carrera y el cuerpo me lo pedía. Sabia que no estaba en condiciones adecuadas, pero prefería hacer este "entreno de calidad" y tratar de sobre todo "disfrutar".
La prueba se celebraba en la localidad de Iruña de Oca, un pequeño pueblo situado a 5km de Vitoria, con los boxes situados junto a un espectacular y casi recién inaugurado centro deportivo. Unas instalaciones magnificas.

A las 09:00 se iniciaba el primer sector de carrera a pie, sin grandes desniveles, pero que ya sufrí en sus primeras rampas. Noté muchísimo todo el tiempo que llevo sin entrenar en el monte y ya desde el inicio decidí "aflojar". Tras 2 vueltas a un circuito de 3,5 km aproximadamente, donde poco a poco ya me fuí encontrando mejor, tocaba la bicicleta. Y aquí me pasó lo mismo. Esta transición correr-bici, siempre se me atraganta un poco, pero quizás en esta ocasión algo mas aún. La primera cuesta corta pero dura se encargo de recordármelo.

Poco a poco en un circuito como decía divertido lleno de curvas en sendero estrecho y pequeños toboganes, me fui encontrando mejor, hasta que...me perdí. Difícil de creer pero de repente me encontré en un cruce no señalizado con cuatro caminos. No veía a nadie por allí y tan solo al duatleta que llevaba detrás mío que hizo lo propio que yo. Teníamos dos opciones, volver hacia atrás y encarar la cuesta con bastante pendiente por la que habíamos bajado, o tomar alguno de los cuatro caminos que pensábamos que debía seguir el circuito. Y es que habíamos seguido todas las señalizaciones, estabamos seguros.

Pasa un hombre y le preguntamos si había visto ciclista por allí, nos señala uno de los caminos y encaramos una cuesta. Tras varios minutos, damos con el circuito y ciclistas transitando por ellos, pero no!! Era parte del circuito que había recorrido ya anteriormente y no era por ahí. No queríamos volver a hacer todo ese tramo otra vez y volvemos al cruce. Probamos con otro de los cuatro caminos, y después otro y por último el cuarto. Ninguno de ellos era. Ya habíamos perdido mucho tiempo 10, 15 minutos o así. Mi compañero de "perdida", me dice que esta hasta los "huev.." y que vuelve monte a través a meta. Yo le digo que no, pues sino cabe la posibilidad de que nos descalifiquen. Yo decido volver hacia atrás y ver el punto donde nos habíamos perdido. Le convenzo y viene conmigo. Subimos la dura cuesta donde mi compañero se va quedando atrás. Tras algunos minutos veo el dicho cruce que no habíamos visto, pues la señalización estaba en el suelo. Lo que había pasado es que las balizas del sector de carrera a pie y bici estaban tan juntas que era fácil dejar de guiarte por unas y seguir guiándote por las que delimitaban el circuito de carrera a pie, que es lo que hicimos.

Tomo el camino correcto, ya me daba igual llegar el último, pero quería terminarlo. Casi, solo, aunque todavía pude adelantar algunos duatletas fui completando ya muy tranquilo el recorrido.
Cuando ya dejé la bici y comencé el ultimo sector de carrera a pie, hasta voluntarios de la organización me indicaban que me había equivocado y que tenia que entrar en meta. No me creían cuando les decía que me faltaba la ultima vuelta de 3,5 kilómetros todavía. Quizás mi apariencia física les confundió. Ya esta ultima vuelta la disfrute casi a modo de paseo por la montaña hasta entrar en meta. Después de todo todavía había entrado en meta en el puesto 96 de 114.

De cualquiera de las maneras, resultó ser una prueba muy agradable, acompañada por un muy buen tiempo aunque algo fresquito, de esas que, esta vez si, repetiría. En cuanto a la organización, a excepción de este pequeño problema de señalización que facilitaba a los que no íbamos en grupo perderse (no fui el único que se perdió), y/o "acortar" como pude comprobar al adelantar a varios duatletas "varias veces", esta fue perfecta. Seguro en su próxima edición, quedará solucionado.