Drop Down MenusCSS Drop Down MenuPure CSS Dropdown Menu

IRONMAN FRANKFURT 2011


Frankfurt (Alemania) - 24/07/2011

Un IRONMAN con todos los ingredientes...

Cumplido otro de mis objetivos personales que era hacer un Ironman de la marca "IRONMAN". La marca se paga, pero mereció la pena.Era mi tercera participación en esta distancia y ahora puedo decir que cada carrera y cada preparación es siempre distinta.


Llegando a meta

Medalla conmemorativa
Dias previos

En esta ocasión y a falta de tres semanas para la carrera sufria de periostitis y mucho dolor en el dedo pequeño de mi pie derecho ya que debido a los rodajes largos de carrera a pie realizados en los entrenamiento, se me habia reproducido el callo que surgió tras el Ultratrail de la Transgrancanria de este año.

Ello me impedia correr, y finalmente debido a la "mala" pisada que provocaba sin darme cuenta para evitar el dolor, provocó la periostitis. La verdad es que toda la temporada habia ido bien, sin problemas y todo vino de golpe. A pesar de todo, me presenté en Frankfurt con todo tipo de vendajes y antiinflamatorios.

Junto a mis compañeros de Club Iñigo y Mikel Arza, nos dejamos caer por allí haber que tal. Iñigo para hacer su segundo Ironman y Mikel para debutar.

Iñigo, Mikel Arza y yo, durante uno de los entrenamientos en los dias previos.

Llegamos el miercoles y ya desde entonces vimos que el tiempo no iba a estar denuestro lado. Tiempo muy inestable, y aunque las previsiones para la carrera no eran del todo malas, esto podía cambiar en cuestion de horas.

Los primeros dias alojados en un camping cerca de Frankfurt y el fin de semana en el centrico hotel HolidayInn Express, muy bien situado, confortable y económico.


Imagenes de la ciudad de Frankfurt
 En esta ocasión con invitación incluida a todos mis incondicionales (la familia) que llegarían el viernes en avión. Nunca antes me habían visto participar en ninguna prueba deportiva y por tanto supuse que quedarían impresionados por semejante montaje. Así fué.

Gracias a un organización excelente, la mejor que yo haya vivido, los dias previos realizamos todos los tramites pertinentes. A pesar de ser 2900 atletas inscritos de multitud de nacionalidades, la organización era perfecta.

Se vivía el ambiente por las calles centricas de Frankfurt. Quizás un poco de trastorno el tener que dejar el dia anterior la bici en la transición donde se realizaba el sector de natación un lago-pantano a varios kilometros del centro de frankfurt. Si bien este transtorno fué amortiguado por la excelente organiozación, que haría que todo fuera realmente rápido, en todo momento y en cada gestión de debias realizar acompañado por una persona de la organización dedicada exclusivamente a ti.

Ya con la familia allí, que estaba totalmente revolucionada (en especial los peques) disfrutamos de los dias previos, reservandome la tarde del sábado para descansar y estar tranquilo. Todo listo. Sabía que este año había entrenado duro en la bici aunque quizas algo menos en la carrera a pie y la natación. Esa fué mi idea desde el inicio de la temporada y así lo hice.

Algo de nervios, es especial porque no deseaba tener ningún problema que me obligara a dejar la carrera, dado que toda mi familia estaba allí animándome, una presión "extra".


Dia de carrera

Sector de natación

A las 04:00 diana y directamente desayuno buffet en el Hotel. A las 05:00 Todo listo, salimos los tres a coger un autobus que nos llevaría al lago donde daría comienzo la carrera. En en Bus coincidimos con un Colombiano experto en estas lides que nos comenta que el perfil de ciclismo de llano nada, que presentaba constantes toboganes para nuestra sorpresa. Llegamos a Boxes preparamos todo, muchos nervios entre los 2000 y pico triatletas que finalmente tomamos la salida.

Una excelente organización

Imagenes del lago antes de la salida
La temperatura del agua buena. Mikel y yo, que tenemos un rendimiento parecido, nos acompañamos los intantes previos y deseándonos suerte justo antes del inicio, comenzamos a nadar.

Junto a Mikel bajando al agua antes del comienzo


Minutos antes y mientras bajabamos al agua vimos para mi sorpresa a parte de mi familia enfundados en camisetas blancas con una foto mia que decia "Morete estamos contigo", sendas gorras y una pancarta de tela con el mismo lema. Momento emotivo para mi.

Habian madrugado mucho y al estar alejado de la ciudad y sin medio de transporte alguno, tenía mucho merito el haber llegado hasta allí.

Inicio de la prueba, trato de salir muy tranquilo dado que es mi peor sector y siempre con el miedo de sufrir los ya habituales calambres en las piernas. Este año había tomado todas las precauciones posibles, un buen calentamiento, hidratación, productos tópicos para mejorar la circulación de la piernas (tengo mala circulación periferica), etc. No hay muchos golpes y pegadito a las boyas voy tranquilo. A pesar de ello, en los primeros metros no pude evitar dejarte llevar un poco por el "jaleo" inicial. Poco a poco fuí iendo mas tranquilo.

La verdad es que no me podia concentrar bien en la tecnica de nado, tan solo nadaba, y ya me empezaba a dar la impresión que no iba a ser mi día en la natación. Tras completar la primera vuelta (unos 2.400m) de dos que habia que realizar y donde salias a la arena para entrar nuevamente y completar el resto, ya ví que algo no iba bien. Los dedos de mi pie derecho se empezaban a encoger. Esto no solía ser muy habitual en mi, pero pensé que quizas todos los dias previos con bastantes caminatas en chanquetas por la ciudad, me estaban pasando factura. No lo se.

Trato de relajar las piernas, pero no lo consigo pues en este tramo si que nos empezamos a juntar muchos nadadores, con algunos golpes. Mas adelante ya noté que tambien mi gemelo derecho quería ganar protagonismo con algún amago de calambre. Por supuesto, y ya sin pensar para nada en la técnica de nado, pienso solo en mis piernas. No quería sufrir ningún calambre que arruinara la prueba y decido bajar aun más el ritmo para completar el sector. Finalmente lo completo, pero con peor tiempo que en los otros dos Ironman que ya habia realizado.

Terminando el sector de natación
Sector de ciclismo

Mientras voy a por mi bici, veo a la familia animando, lo que me alegró mucho. Sigo adelante y veo que llueve y hace bastante frío. No había traído chubasquero pero si una camiseta interior de manga larga. Hice la transición tomándome mi tiempo, sin prisas.

Realizando la transición. Mucho frio y agua.

En el momento justo de montar en la bici vuelvo a ver a los míos, estaban dándolo todo ellos también!!

Los primeros metros veo que llueve bastante y me enfrío aun mas con la velocidad de la bici. Empiezo a tiritar de frío. Pensé que en algún momento pararía para consolarme pues no paraba de tiritar. Incluso vi a muchos triatletas parados bajos los puentes de las autopistas o junto a algún coche de familiares y amigos, que les proporcionaban chubasqueros.

No me quedaba otra, tenía que ir fuerte estos primeros kilómetros para conseguir entrar en calor, aunque lo pagara después, pues ya no sentía los pies y las manos, ya empapadas.

Imagenes del sector ciclismo

No me costo coger el ritmo a pesar de la tiritona e iba adelantando a bastantes triatletas. Es en ese momento donde siempre piensas si estarás llevando un ritmo demasiado alto, pero daba igual quería entrar en calor un poco al menos. La lluvia no paró durante casi la primero hora (creo), y en algún momento pensé que si no paraba tendría de dejarlo pues realmente sentía mucho frío.

El sector de ciclismo constaba de dos vueltas y dado que no había reconocido el terreno, sabía que la primera vuelta se me haría bastante amena y rápida. Después de un tiempo dejó de llover y con el viento que hacia se me empezó a secar rápidamente en mono.

El circuito era muy ameno para mi gusto, pero nada llano, con constantes toboganes y algún que otro repecho mas fuerte que me ayudo finalmente a entrar en calor y encontrarme muy a gusto en la bici. Pasabas por pequeños pueblos con sus vecinos animando a tope. Parecía que fueran las fiestas de cada uno de estos pueblos, pues te encontrabas con barbacoas, música, y mucha animación y asi pasaban la tarde animando y animando a los que por allí pasábamos. Era muy de agradecer.


Durante uno de los repechos
Así fui recorriendo kilómetros, adelantando a triatletas continuamente y disfrutando como un niño. Ya no sentía tanto frío a pesar de que algunos tramos soplaba bastante el viento. Iba rápido y cómodo. Llego a Frankfurt finalizando la primera vuelta y la incógnita era ver donde estarían “mis tifosis”…ya los veo!!!! Todos ellos ahora si animándome a muerte. Me hizo mucha ilusión, les sonreí y recordé que mi hermano quería un botellín de la carrera, por lo que le tiré uno al aire, me acorde de recoger poco antes uno para ello en el ultimo avituallamiento. Creo que salió corriendo a por “su bote” pero ya lo pude ver mas.

La familia animando a tope
Bueno segunda vuelta. No sabía la media que llevaba, pero claro, había decidido no llevar ni pulsometro, ni velocímetro, ni nada de nada, por sensaciones, como casi todo este último año, pero sabía que no iba mal.

La segunda vuelta en la misma tónica, sintiéndome fuerte y bien, si acaso disfrutando mas del ambiente, siendo mas consciente de todo, ya no llovía y no sentía frío.

Comía y bebía bien, como en otras ocasiones, si bien la diferencia en esta ocasión, era que debido a las bajas temperaturas, sudas mucho menos y por tanto todo lo que bebes no se elimina a menos que “vayas al baño”. Hasta en dos ocasiones tuve que pararme en la cuenta para orinar, una estampa que fue bastante habitual, haciendo lo propio muchos triatletas.

Finalmente y sintiéndome igual de fuerte llego a Frankfurt. Sabía que Mikel mi compañero de club, había hecho un sector de natación mucho mejor que yo y tenia la duda si en este sector de ciclismo le llegaría a alcanzar. No había sido así, por lo que pensé que habría hecho también un muy buen segundo sector y que ya sería difícil darle alcance pues había mejorado mucho este año en la carrera a pie. En realidad me daba igual, pero en ocasiones te entretenías pensando.

Tras una última curva en la que casi me mato, derrapándome la rueda trasera por el agua en la calzada, enfilo la recta a Boxes, donde hice la transición mas rápida de toda mi vida. Ya casi antes de llegar un miembro de staff técnico se estaba llevando tu bici, otra te enseñan tu bolsa de transición en mano alzada dentro de un carpa, te la vaciaba y casi casi te vestía. Impresionante!! Le doy las gracias y salgo a correr, con mucho miedo por la periostitis que traía.

Sector de carrera pie

Empiezo a correr y durante el primer kilómetro, parecía que los músculos de mis piernas se estaban poniendo todos en su lugar, con pequeños amagos de calambre, hasta que una vez entrado en calor, todo iba normal. Me daba la sensación eso si, de que iba bastante lento y pesado, aunque lo que mas me importaba era el poder seguir corriendo sin dolor. Enseguida veo a Mikel Arza delante mío, cosa que me sorprendió, ya no esperaba verle hasta el final de la carrera. La primera vuelta sin problemas, reconociendo el terreno que tampoco había visto antes y cogiendo ritmo. Cada vez mas cómodo, pero sin saber el ritmo. La animación del público impresionante.

Imagenes de la carrera a pie

En la carrera a pie también voy adelantando a muchos deportistas. Llegó a Boxes y mis “Tifosis” allí estaban, la verdad es que era un aliciente en cada vuelta. Ya al inicio de la segunda vuelta me encuentro mas rápido y doy alcance a Mikel, hablo con el un rato y me dice que siga adelante que el seguirá a su ritmo. Sigo adelante.

El trazado del sector de carrera a pie lo había dividido mentalmente en 3 tramos, cosa que hago habitualmente también en la natación y ciclismo, lo que me facilitaba mucho a nivel motivacional. En casa caso voy pensando solo en cada respectivo tramo, nada mas, y así se me hace mas fácil.

Completo mi segunda vuelta y entonces como suelo decir toca el tramo de “sufrir”, la mitad del maratón. Si he de sufrir prefiero hacerlo en la carrera a pie, así que no había problema. En los otros Ironman, sufrí algunos calambres en las piernas en esta parte y pensé que no me libraría, pero no. Este año había trabajado mejor e iban pasando los kilómetros sin ningún problema. Ya en la tercera vuelta estaba muy contento al ver que seguía con fuerzas y sin problemas. Empecé a pensar que podría terminar el Ironman, aunque siempre con reservas claro.

Imagenes de la zona de llegada a meta abarrotada de público
Paso por Boxes y ya solo me quedaba recoger la última “pulserita”, la color “verde fosforito” creo. Seguía bien, aunque si algo mas cansado, siendo consciente que mi ritmo había bajado algo. Ni rastro de la periostitis. Los kilómetros iban a menos y mi motivación y alegría a mas, mucho mas.

A mis “tifosi” les dije que al comenzar la ultima vuelta, se fueran a la grada de entrada en meta. Me hacia mucha ilusón verles allí e iba lanzado a ella. En esta ultima vuelta no quise no comer ni beber nada, estaba “empachado”, pero en el kilómetro 39-40, mi cuerpo dijo…”Quieres acabar?, pues a comer y beber majete!!!!” entrándome una pequeña pájara hasta lograr alcanzar el ultimo avituallamiento donde comí y bebí como un loco. Si, ya se que eran solo dos kilómetros los que faltaban, pero en esas condiciones pueden ser una eternidad, me recupero y entro en la Plaza donde estaba la grada y el arco de meta.

Últimos metros...

Todo el publico animando, impresionante!!!. Miraba a un lado y a otro buscando a los míos y les oigo gritar, me acerco a ellos que estaba ya en pie y les doy la mano. Momento muy, muy emotivo. Entro en meta.

Cumplido pues el objetivo principal de este año en relación al triatlón. Con el buen sabor de boca de hacer un Ironman de la marca “Ironman” y con mi familia junto a mi. No podía pedir más. Era feliz, muy feliz.

Finalmente con un tiempo de 11 horas 20 minutos (01:27 / 05:55 / 03:48 ), en el puesto 1005 de 2219 que terminaron de los 2000 y pico que finalmente tomaron la salida.

Muy contento con mi rendimiento, sobre todo en la bici y carrera a pie, donde había mejorado mucho este año, si bien con sabor agridulce con el sector de natación, donde enfocaré mas mis esfuerzos el próximo año.

Irrepetible…
Gracias a mis “tifosis” (Jose Luis, Begoña, Leire, Asier, Txema, Marimar, Enaitz, Julio, Julia y Mónica).