Drop Down MenusCSS Drop Down MenuPure CSS Dropdown Menu

TRAIL ANETO 2010

-
Benasque-Huesca (31/07/2010)

Desde luego, merecía la pena...

Segundo de los tres grandes "retos" del 2010, el maraton de montaña TRAIL ANETO. Tras haber participado en dos carreras de montaña (Zumaia Flysch Trail y Camille Extreme) de cara a afrontar esta prueba, me presento en Benasque (Huesca) muy motivado.


Instantes antes de comenzar la prueba

En realidad sabia que mi preparación específica para este tipo de carreras era escasa, pues seguia inmerso en mi preparación para el ironman de Barcelona en Octubre, pero sabiendo, eso sí, que el "kit Kat" que me habia tomado para realizar carreras de montaña en el mes de Julio, podria ser suficiente para afrontar este maratón de montaña.

En esta ocasión con muchas novedades para mi, en especial el realizarse en modo de autosuficiencia. Había comprado todo el equipamiento obligatorio que la organización solicitaba (mochila, linterna, luz trasera, manta supervivencia, brujula, etc..).



Foto 2: Preparando todo el equipamiento antes de comenzar la prueba.

Al llegar a Benasque, se podía apreciar un gran ambiente. De las tres distancias posibles (42 km, 78 km y 100 km), yo habia optado por realizar el maratón con salida a las 14:00 horas. Ya para entonces habian salido a las 08:00 los "titanes" de los 100km y a las 11:00 horas los de 78 km.
La prueba presentaba un desnivel positivo acumulado de 1950 metros y un tiempo máximo de 16 horas para completarla, con el plato fuerte en la subida al puerto de la picada a 2477 metros de altitud, donde se daba la vuelta para volver por el mismo camino.




Foto 3: A punto de darse la salida a la carrera.


Con un calor de justicia, daban salida a la carrera. Los primeros kilometros transcurrian por una amplia pista saliendo del pueblo, con todo los participantes buscando ritmo y yo en particular tratando de ajustar bien todo el equipamiento. Me cuesta coger ritmo por el intenso calor, sudando mucho ya desde el inicio. Al llegar algo justo de tiempo no habia podido hidratarme bien antes de salir y ya sentía bastante sed, lo que me preocupaba algo pues no sabia bien como distribuirme el agua que llevaba y si tendria posibilidad de coger agua de alguna de las fuentes que habia en el camino.

Poco a poco, todo el mundo va encontrando su lugar en el pelotón y asi transcurren los primeros 6 kilometros. Ya en este tramo, compartí kilometros con Gustavo, un Argentino residente en Barcelona, que a la postre me acompañaría casi toda la carrera. A decir verdad, el sufrimiento compartido se hace mas ameno, pudiendo incluso mantener conversaciones ajenas a la propia carrera.


Foto 4: En compañia de Gustavo durante un tramo del recorrido.

En el kilometro 6,8 se encontraba el primer control. Los siguientes kilometros trasncurrian entre pistas y sendas con no excesiva pendiente. Nos topamos con el siguiente control en el kilometro 11,2, y para entonces ya habiamos compartido algunos kilometros con Ana, otra compañera de fatigas que al igual que Gustavo me haría compañia durante casi todo el recorrido de la prueba.


Foto 5: En compañia de Ana.

Ana, una cantabra y ex-triatleta (entre otras cosas) daba la impresión que corria sin apenas esfuerzo, a pasos cortos pero continuos "tirando de grupo" en gran parte del recorrido, un ritmo que a mi personalmente me vino muy bien, exigente pero asequible. Seguramente de no ir en su compañia, hubiera adoptado un ritmo algo mas "vago".

Foto 6: Ana "tirando" de mi a buen ritmo.

Poco a poco vamos haciendo kilometros, quedandome en ocasiones "abobao" con los impresionantes paisajes que se pueden ver a lo largo de todo el recorrido, en especial esos maravillosos valles con rios de agua cristalina que a mas de uno nos saco de un apuro ante la falta de agua.
El tercer control en el kilometro 14,7. Cada vez un poco mas cansado pero con el ritmo cogido, se iba bien entre conversación y conversación.

Agradecer a muchos de esos que llamamos "Domingeros" que pasaban el dia por la zona, los ánimos que daban a todos y cada uno de los participantes que veían, que incluso me permitian hacerles alguna que otra broma o "vacile".

Pero claro, no todo va a ser una camino de rosas. Poco a poca llegamos al puerto de Picada. No pude evitar decirle a Ana "...mira eso...", "...Tardaremos por lo menos 45 minutos en subir...".
Poco antes habiamos alcanzado a Gustavo que se nos habia adelantado kilometros atrás y los tres comenzamos la ascensión. Pronto me dí cuenta que no iba a ser una ascensión cualquiera.
Hacia mucho calor y ya no me quedaba agua. Tardaría al menos una hora y media en llevar al rio donde poder beber. Pensaba que llevaba agua suficiente en la Camelbak, pero no era así.
Cada paso me suponía un gran esfuerzo, como cuando ves por televisión a los montañeros subiendo montes de mas de 7.000 metros por la nieve.
Ana y Gustavo se iban adelantando poco a poco. Yo trataba de no pararme pero tenia que ir a mi ritmo. Pregunté (al igual que muchos otros) pero al parecer en toda la subida no habia posibilidad de coger agua de ningún riachuelo.
Pronto ví que otros participantes tambien lo pasaban mal, pudiendo ver a algunos devolviendo, mareados, etc. Era curioso ver como el resto seguiamos la ascensión sin hacer nada, pero en realidad sabiamos que nada se podia hacer salvo avisar a la organización en la cumbre.
Sentía mucha fatiga cardiovascular y muscular, claro que estabamos a mas de 2000 metros.
Decidí tomarme un descando de 1 minuto. Tras el descanso me encontré mejor y poco a poco llegé al alto donde miembros de la organización aplaudian, cosa que se agradecía. No pude evitar soltar un "...pero a quien se le ha ocurrido esto?..." en plan jocoso, siendo respondido acertadamente por un hombre de la organización "...solo a ti se te ha ocurrido venir aqui...". Sonrio.
Allí estaban Ana y Gustamo descansando y comiendo algo. Intento comer una barrita y se me forma una pelota intragable en la boca. Decido revisar la mochila, me resultaba tan raro haberme quedado sin agua. Sorpresa!!!!. El tubo de la calembak estaba enrollado e impedia que saliera ni una gota de agua. Tenía casi la mitad (600ml) !!!.
Tras beber algo, decidimos comenzar el descenso. Ahora si me encontraba bien y como se me da bien los descenso, adelanto a bastantes participantes.

Foto 8: Imagenes de parte del recorrido.

A partir de este punto los kilometros transcurren sin novedad al ritmo que marcaba Ana y sintiendome muy bien. Llegamos al rio en el valle y nos tiramos practicamente de cabeza. Que fresquita!!! Toda la orilla del rio llena de corredores.
Continuamos. En la única ascensión en el recorrido inverso, tomo la delantera y tiro de un pequeño grupo que se habia formado. Poco a poco llegamos a la zona pedregosa donde ya me adelanto bastante (me enconta correr por rocas) y sin decirnos practicamente nada quedo con Ana en meta a falta de 11 kilometros.
Justamete poco despues, alcanzo a Gustavo al que yo pensaba que habiamos dejado atrás en el descenso. Todavia no me lo explico y corro junto a el otros 5 o 6 kilometros. En los kilometros finales me voy adelantando casi sin querer y dejo un poco mas rezagado a Gustavo.
Los ultimos tres kilometros ya practicamente en llano se hacen interminables, muy cansado en general pero sin dejar de correr pues ves que estas acabando. Ya en el pueblo, y con el anímo de la gente "vuelas" hasta meta. Muy feliz. Me cuelgan una medalla de "Finisher".

Finalmente acabo en el puesto 112 de 300 y "pico" participantes con un tiempo de 06:41. (lo de menos). Pocos minutos despues entran Gustavo y Ana. Nos saludamos y felicitamos.
Solo puedo decir que terminé muy contento por la carrera y su organización, los paisajes y la compañia, y eso a pesar de haber vivido quizás el momento puntual (coincidiendo con la subida al puerto de la Picada) de esfuerzo físico mas duro que haya vivido nunca antes.