Drop Down MenusCSS Drop Down MenuPure CSS Dropdown Menu

LOS CALAMBRES EN EL DEPORTE. COMO EVITARLO.


Los calambres son contracciones dolorosas e involuntarias de los músculos. En la práctica deportiva pueden aparecer durante o después del ejercicio.

La hidratación en esfuerzos de larga duración no debe hacerse solamente con agua, sino que deben uilizarse bebidas deportivas que contengan carbohidratos y electrolitos (Gatorade, Powerade, etc.)

Si tenemos deficiencias nutricionales por diversos motivos como ser la falta de tiempo para realizar un almuerzo acorde a nuestras necesidades o bien tenemos dientas que no incluyen carnes o verduras podemos utilizar suplementos minerales.

Los factores que los condicionan son los mismos pero hay algunas diferencias que merecen la pena mencionarse.

La gran mayoría de los triatletas se hidrata al correr y al pedalear, pero increiblemente no hace lo mismo al nadar. Este es el error y la causa principal de los calambres en la piscina ya que perdemos líquidos y sales minerales y no las reponemos en absoluto porque no nos damos cuenta de que estamos sudando.

En todos los entrenamientos debemos tener a mano en uno de los bordes de la piscina una botella con bebida electrolítica para tomar pequeños sorbos entre series y series siempre.
Si el entrenamiento es muy largo, intenso o se realiza después de haber realizado otro entrenamiento como ser el ciclismo o la carrera (muy comun en el triatlon) antes de entrar al agua hay que alimentarse con una cantidad de calorías similares a las que consumimos en la merienda. Por ejemplo podemos consumir barras energéticas o algunas frutas mientras estiramos los músculos luego del ciclismo antes de comenzar el entrenamiento de la natación.

En algunos casos puede ser necesario incorporar alimentación durante el entrenamiento de la natación, fundamentalmente cuando estemos haciendo trabajos de resistencia de larga duración. Para estos pueden utilizarse geles por su practicidad y su contenido en carbohidratos y minerales.

Otro factor a tener en cuenta en el agua es la temperatura de la misma. Si la temperatura del agua es baja la circulación sanguínea se ve disminuída favoreciendo la aparición de los calambres por lo que debemos realizar una correcta entrada en calor fuera y dentro del agua para que los músculos estén correctamente irrrigados.

Un calambre típico en la natación es el de la planta del pie que aparece al impulsarnos en la pared. Esto sucede porque la aponeurosis que allí se encuentra tiene poca irrigación sanguínea (poca oxigenación)y si a eso le sumamos el frío y la falta de electrolitos, el calambre es inminente.

Un buen consejo para esto es estirar bien los dedos hacia atrás y luego hacia delante acompañando todo de un buen masaje de pies antes de empezar el entrenamiento

Fuente: http://ironteam.com.ar/