Drop Down MenusCSS Drop Down MenuPure CSS Dropdown Menu

CICLISMO: COMO PEDALEAR CONTRA EL VIENTO



En el sitio de roadbikerider se llevó a cabo una encuesta durante la semana pasada. La pregunta fue qué se considera más duro: pedalear contra el viento o pedalear en subida… Una mayoría abrumadora considera que es peor pedalear contra el viento que contra una subida.

El citado Ed Burke plantea esta cuestión en su libro Serious Cycling. En él explica que un viento de frente puede disminuir la velocidad de un ciclista en aproximadamente la mitad de la velocidad del viento.

Por ejemplo: si se enfrenta un viento de 20 km/hr, se puede llegar a tener una reducción de velocidad promedio de hasta 10 km/hr.

Pero el viento es engañoso. No necesita llegar exactamente de frente para que sea percibido como tal. Burke cita estudios en túnel de viento, los que muestran que existe un cono de 200°frente al ciclista, en el cual el viento es percibido como frontal y afecta la velocidad. De la misma forma, existe un cono de 160° en la cola del ciclista, que determina una zona en la cual es viento contribuye al rodar del ciclista.

A continuación se dan 10 consejos para pedalear against the wind (para citar a Bob Segers)

Mantener un bajo perfil: La idea es reducir el área frontal expuesta al viento; se debe mover las manos a la zona inferior del manillar, manteniendo los brazos flectados y en linea con el cuerpo.
Mantener la cadencia: Moverse a un menor desarrollo (piñón más grande) de modo que se pueda mantener la cadencia normal aún cuando se vaya contra el viento. Se irá más lento, pero una mayor cadencia es mejor para las rodillas que una cadencia baja.

Unirse a un grupo: En días o zonas con viento pedalear en grupo resulta una ventaja significativa. Basta con enfrentarse al viento durante los breves momentos en que se lidera el grupo, para luego beneficiarse del refugio del pelotón. Se aconseja liderar elpelotón por trechos breves (1.000 a 2.000 metros).

Variar el recorrido: Si es que se trata de un ventarrón, lo mejor es escoger una ruta alternativa o, en su defecto, buscar aquella que ofrezca algunas protecciones naturales en su recorrido, tales como bosques, árboles, setos, casas, cerros, etc. Aumentar los giros también ayuda a disminuir el desgaste que significa estar permanentemente contra el viento. Si no es posible, es mejor partir contra el viento para regresar a favor de él.

Usar ropa ajustada: Si la chaqueta flamea, actuará con un efecto de paracaídas ya que atrapará el viento y más encima la hará sonar como si llevarás una carta de naipe atravesando los rayos. Si no tienes una chaqueta ajustada tal vez sea mejor vestirse con más capas.
Variar el horario: A veces el viento tiene un horario, si es así se debe modificar la rutina para la conveniencia del ciclista.

Mantenerse relajado: Mantener hombros, brazos y codos relajados para ayudar a la estabilidad de la bicicleta en su viaje a través del viento.

Mantenerse alerta: Identificar y anticipar los lugares en los que el viento ataca: sobretodo lugares como puentes entre cerros, y sobretodo cuando pasa un vehículo pesado por nuestro lado.

Mantenerse pedaleando: La bicicleta es más estable si es que la rueda trasera está recibiendo tracción. No es necesario pedalear fuerte en una bajada contra el viento, pero si se cambia a un piñón más pequeño y se ejerce cierta fuerza sobre la transmisión, se notará la diferencia.

Ojo con las ruedas: El viento es el enemigo número uno de las ruedas aerodinámicas: sí, aquellas al último grito con perfil alto y rayos tableados. Estas ruedas ofrecen una superficie mayor a los vientos cruzados, lo que hace la bicicleta más inestable, sobretodo en las bajadas pronunciadas. Las ruedas estándares, con perfil normal y rayos tradicionales son mucho menos susceptibles.


Fuentes:
http://httpruteando.wordpress.com/